Ciber Cultura Tendencias

Scarlett Johansson podría protagonizar una película sobre el Gamergate

crash_override
Escrito por Marcos Merino

La actriz interpretaría a la desarrolaldora de videojuegos indie Zoe Quinn, en cuyo libro de memorias se basará el guión del fime.

Este fin de semana saltaba la noticia: según la web Deadline, Amy Pascal -quien presidiera Sony Pictures Entertainment durante la tormenta mediática del ataque hacker de 2014estaría produciendo ahora un filme sobre otro episodio polémico dentro de la industria digital estadounidense, el infame Gamergate.

Así, la película se basa en el libro de memorias ‘Crash Override: How to Save the Internet From Itself’ aún inédito (Simon & Schuster lo publicará en septiembre de 2016) y escrito por Zoe Quinn, la programadora de videojuegos indie situada en el centro de esta polémica campaña de acoso machista en el sector del videojuego estadounidense. Rebecca Angelo y Lauren Schuker Blum -la esposa del productor de ‘Paranormal Activity’, Jason Blum- escribirán conjuntamente el guión de la película.

Pero Deadline se atreve también a poner nombre a una de las actrices que ya habrían expresado su interés en protagonizar este proyecto cinematográfico, interpretando el papel de la propia Quinn: la estrella de Hollywood Scarlett Johansson (‘Lost in Translation’, ‘Her’, ‘Los Vengadores’).

El filme, con el título provisional de ‘Control Alt Supr’ abordaría -según la propia Quinn- “cómo la escena del videojuego y los foros de Internet dejaron de ser intereses de nicho monopolizados por hombres jóvenes para pasar a convertirse en algo ‘mainstream’”, y cómo un pequeño porcentaje de esos ‘hardcore gamers’ se aferran aún hoy al viejo status quo.

La infamia del Gamergate

Pero esa breve sinopsis no consigue transmitir en toda su dimensión toda la basura que oculta la historia del Gamergate. Sin duda, el libro relatará cómo un post de un exnovio despechado de Zoe Quinn, en el que la acusaba de haberle sido infiel con un crítico de videojuegos (Nathan Grayson, de Kotaku) que luego habría reseñado positivamente alguna de sus creaciones, se convirtió en el desencadenante de una campaña masiva de acoso contra ella, así como contra otras activistas del feminismo dentro de la industria del videojuego, como la desarrolladora Brianna Wu o la crítica cultural Anita Sarkeesian.

Sarkeesian ya había saltado a la fama tras una exitosa campaña de crowdfunding para financiar la webserie documental ‘Women vs Tropes in Videogames’ sobre el papel de la mujer en los videojuegos, pero la cantidad y el tono de las amenazas recibidas tras el Gamergate la obligaron a mudarse, como poco antes le había ocurrido a Quinn. Brianna Wu, por su parte, llegó a ver publicada en la Red la dirección de su domicilio.

En definitiva, lo que podría haber quedado como un conflicto personal cuyo única consecuencia hubiera sido una aclaración por parte de redacción de Kotaku, de algún modo derivó en un genuino linchamiento digital alimentado por la gasolina de la misoginia. El acoso estuvo impulsado en un primer momento por usuarios de plataformas como Reddit o 4chan (el fundador de ésta última, Christopher Poole, renunció a su puesto como directivo a causa de escándalos como éste o el también infame ‘Celebgate’), pero alcanzó tal nivel de vilurencia que, hace unos días (más de un año después de que estallara la polémica), provocó la suspensión de un panel de debate sobre el propio Gamergate, programado para la próxima edición del festival South by Southest (SXSW). La decisión, tomada con el objetivo de garantizar la seguridad de los asistentes al festival tras haber recibido amenazas violentas, llegó tras ello a la portada de The New York Times.

Imagen | Wikipedia

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • Facundo Bueno

    Marcos, con mi debido respeto, tu artículo me ofende muchísimo, yo soy un gamer y que pienses en mis compañeros en la caza de demonios y dragones, mis camaradas en el crimen y en la guerra, salvando al mundo, a la galaxia y razas extraterrestres que ni te imaginas, me ofende a más no poder. ¿De acuerdo? El gamergate busca dos cosas, uno es que los medios especializados en los videojuegos no sean medios donde que una chica salga en poca ropa sea algo que genere avalanchas de arena en todos porque “No pueden haber pechos en los videojuegos”. Y la otra cosa que buscamos es que dejen a los videojuegos ser arte y expresar lo que los creadores quieran y si quieren mostrar chicas semi desnudas o asesinatos horribles, que sean libres de hacerlo, y no que la aparición de un par de mamarias al aire haga a todas las mujeres enojarse porque “ella está más dotada que yo y es más nudista que una persona normal” Dicho por mujeres que van a marchar en pezoneras y a bailar twerk diciendo “proud sluts” a todo quieriendo mostrarse semi desnudas mientras afirman la existencia de una Rape culture y que lo que hacen es la mejor manera de combartir al monstruo de la patriarquía.
    Realmente el gamer gate se opone a Sarkeezian y a Quinn porque son dos mujeres que quieren que el medio deje de ser libre, que los videojuegos no sean arte y pasen a ser un producto de consumo masivo que debe ser censurado para llegar a todas las personas. El gamer gate no es misogeno, Marcos, te lo garantizo, pero nos molesta que gente como Wu, Quinn y Sarkeezian vayan a molestar a los artistas del medio de los videojuegos para que sean “políticamente correctos” como si ellas pagasen a esa gente mientras que la gran mayoría de los que pagamos a los estudios, compramos sus juegos, sus preventas y su parafernalia coleccionable, somos los que sí pagamos pero ¿ahora nos van a sacar nuestro derecho sobre la gente a la que le damos lo que usan para comer? Ellas carecen de derecho de decirle a los videojuegos como ser y por ende se ganaron el odio del Gamergate y de los fanáticos del gaming. Y de nuevo, la misoginia es pura especulación porque. No todo el mundo es capaz de ejercer la palabra de manera inteligente pero así es el internet. Todos tienen voz para expresarse pero no quiere decir que lo sepan hacer, algunos sí tirarán odio y otros no, pero déjanos apoyar nuestra causa en paz.

    Como final de este largo discurso, te pido Marcos que por favor te retractes de eso que haz dicho de lo machista y la misoginia porque es mentira, los que atacaban a Quinn eran por igual hombres y mujeres de toda índole y nacionalidad, a veces familiares de gamers publicaban con el hashtag gamergate para defender al gaming, así que de nuevo, Marcos, por favor, escribe una retractación de eso que has dicho del gamergate de que somos machistas y misogenos porque no lo somos. Gracias y Buen día.