Ciber Cultura

El reconocimiento facial de emociones al alza

Marcas apuestan reconocimiento facial
Escrito por Óscar Condés

Las marcas han puesto su atención en las aplicaciones capaces de medir las emociones a través del reconocimiento facial, un mercado que crece un 30% cada año.

Las marcas han fijado su atención en el desarrollo de aplicaciones para medir las emociones a través del reconocimiento facial. El gigante Apple acaba de adquirir por 20 millones de dólares la empresa Emotient desarrolladora de un sistema de última generación de coding emocional, dando un paso más para competir con Facebook y Google que ya cuentan con software dedicado a la lectura facial básica.

Las empresas persiguen el descubrimiento de las emociones del consumidor ya que, a diferencia de las palabras, las emociones no mienten y difícilmente se pueden ocultar. La observación de las bases neuronales ha situado a las emociones, en vez de a la razón, como parte desencadenante de la acción en el proceso de tomar decisiones. Así que saber lo que está sintiendo un usuario, espectador, votante o paciente puede ser un bien preciado para cualquier marca a la hora de modular su mensaje y dar en el clavo.

La empresa ahora adquirida por Apple cerró en 2015 una ronda de valoración de ocho millones de dólares, tras su éxito midiendo las emociones de potenciales consumidores que fueron expuestos a los productos y la publicidad de marcas como Honda Motor y Procter & Gamble.

Tecnología española

En nuestro país, contamos con una empresa que se dedica a esta materia, Emotional Research LAB, y que ha sido valorada entre las startups con más futuro de España según la revista Emprendedores. La empresa ha lanzado una plataforma online de reconocimiento facial de emociones más eyetracking que posibilita medir la emoción y la atención del consumidor a través de webcam. Entre sus clientes están empresas como Deloitte, Sigmados, Unilever o Volkswagen.

La firma, radicada en Valencia, también tiene estructura en Latinoamérica. Precisamente, de su trabajo en aquel continente se hizo eco el periódico The New York Times hablando de la codificación facial realizada por Emotional Research LAB en las últimas elecciones mexicanas y que determinó la elección de candidatos del PRI y contribuyó a reajustar el mensaje electoral en el momento.

El software de esta compañía analiza mediante un algoritmo propio y de manera científica las emociones humanas. Éstas se clasifican en porcentajes de desagrado, enfado, miedo, felicidad, tristeza, sorpresa y neutralidad, según la teoría de las microexpresiones universales de Paul Ekman.

Se calcula que en 2018 las empresas de reconocimiento facial emocional moverán dos billones de dólares a nivel mundial, con subidas medias anuales de entre el 28 y el 30%. Esto da una buena pista de que este campo va a jugar un papel importante en un futuro no muy lejano.

Mas información | Emotional Research LAB

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.