Entretenimiento

¿Qué es y cómo se usa el método GTD de eficacia personal?

trabajar-solo

Es necesario abordar planteamientos que nos permitan trabajar de manera productiva y eficaz. Os explicamos en qué consiste el sencillo modelo GTD y cómo aplicarlo.

Cada día, enfrentamos decenas de tareas distintas a realizar que no siempre son sencillas de manejar, especialmente cuando se trata de asuntos no extraordinariamente relevantes que nuestra mente tiende a dejar pasar por pura pereza. Por ello, y para asegurarnos de que gestionamos de forma eficiente nuestra jornada laboral, hemos de apostar por filosofías y metodologías que nos permitan abordar la sobrecarga de trabajo de forma productiva.

Entre estas propuestas encontramos una realmente interesante llamada GTD (Getting Things Done). Se trata de un método de eficacia personal flexible basado en un enfoque ascendente que permite tener control y perspectiva de todo el trabajo a realizar. Gracias a esta perspectiva, podremos elegir y tomar mejores decisiones sobre cómo emplear el tiempo en función de las circunstancias e imprevistos.

El proceso que debemos seguir en esta metodología consta de varias fases. La primera de ellas es la de recopilación de datos, durante la cual debemos aglutinar todas las tareas que nos van llegando en una suerte de bandeja de entrada organizada temporalmente. Cuando hablamos de bandeja de entrada no nos referimos sólo a la propiamente denominada en el correo electrónico, sino también a las llamadas u órdenes directas que recibimos.

Descubre los 5 tipos de procrastinación y averigua cuál es el tuyo

Posteriormente pasamos a una segunda fase de procesamiento, en la que debemos transformar cada elemento en dicha bandeja de entrada en acciones claras y específicas. En este momento del método GTD es cuando se decide, por ejemplo, si eliminar, archivar, incubar (posponer para revisar más adelante), delegar en otra persona, hacerla o aplazarla.

En tercer lugar, siempre siguiendo un orden secuencial, tendremos que organizar las tareas. Si la tarea requiere acción hay que anotarla en la lista de tareas pendientes para hacerla después. Si no requiere acción por el momento podremos incubarla en un archivo denominado “Algún día / Tal vez”.

En cualquier caso, si queremos aplicar a nuestra vida el método GTD de eficacia personal, siempre debemos revisar periódicamente (ya sea de forma diaria o semanal) la lista de tareas pendientes para determinar qué hacer y tener una mejor perspectiva del trabajo que debemos realizar. Dicho de otro modo: no olvidarnos de lo que tenemos pendiente en nuestra agenda o hemos ido posponiendo.

Y por último queda la quinta fase, la más sencilla de hacer una vez que hemos superado el resto de escalones: hacer. Consiste en realizar cada una de las acciones que tenemos programadas estableciendo un plan de acción y fijando fechas específicas para ejecutarlas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.