Entretenimiento

¿Qué es la ley de los cinco regalos y cómo usarla esta Navidad con tus hijos?

¿Qué es la ley de los cinco regalos y cómo usarla esta Navidad con tus hijos?

Para no fomentar el consumismo ni el materialismo excesivo en tus hijos estas Navidades te recomendamos una serie de directrices y claves con respecto a los regalos que Papá Noel o los Reyes Magos dejarán bajo el árbol.

Las Navidades son un período del año marcado por el reencuentro con seres queridos –algo que también acentúa el estrés y los conflictos-, por disfrutar de la compañía de amigos y familia, por la gastronomía copiosa, por la ilusión de los más pequeños de la casa y también, en estos tiempos que corren, por un consumismo endémico que en el caso de la educación infantil, debemos abordar con especial tiento y cautela. 

Blogs y canales de Youtube con recetas para Nochebuena y Navidad

Para educar a los más pequeños con responsabilidad y conciencia y no saturarlos con una abundancia excesiva de objetos materiales, es importante tener claras varias directrices. Regalarles demasiadas cosas de golpe tiene numerosos efectos negativos, como la sobreestimulación, la anhedonia -incapacidad de sentir placer-, la falta de concentración o de atención, la alteración anímica o un espejismo de falsa autoestima.

Por todo ello, enseñarles el valor del tiempo compartido con la familia, de la generosidad, de la igualdad o de la redistribución de la riqueza es especialmente importante en estas fechas navideñas, donde la calidad de los regalos a nivel educativo debe primar sobre la cantidad. Para ello, una buena regla es la norma de los cinco regalos, a la que se pueden unir múltiples variantes.

¿Qué es y en qué consiste la ley de los cinco regalos para Navidad?

Desde el terreno de la psicología llega un valioso recurso, conocido como la ley de los cinco regalos. Esta tiene un carácter muy sencillo y que los más pequeños pidan dos regalos a Papá Noel y tres regalos a los Reyes Magos -o cinco en total en el caso de celebrar uno solo de estos días-. De entre todos ellos, uno debe ser para jugar en familia o entre hermanos y como opción, también cabe que uno sea material, como una visita cultural, experiencia de ocio o viaje en familia. Restringiendo el numero, reforzarán el criterio propio, revalorizarán los regalos, y trabajarán la renuncia, incrementando su autonomía. 

Puedes trabajar esta ley y variar el número o características de las condiciones con flexibilidad, ya que una variable importante es el tamaño de las familias y la cantidad de personas que desean hacer un regalo a los más pequeños de la casa. También es fundamental compartir tiempo con ellos para ahondar en sus expectativas, necesidades o hobbies creativos, aportándoles materiales como catálogos especializados para que puedan trabajar la decisión de los regalos que realmente quieren, evitando ese “deseo de compra impulsiva”.

La clave para criar a niños libres de ansiedad y miedos

Otro punto clave es trabajar con juguetes y materiales -tanto lúdicos como didácticos- igualitarios e inclusivos, que no fomenten ni agudicen la discriminación por motivos de género, el sexismo, el racismo o la homofobia. A día de hoy ya existen cadenas como Toy Planet, que nos recuerdan que los juguetes no tienen género, por lo que cuentan con un completo catálogo no sexista y acorde a una sociedad de identidades abiertas y plurales.

Cabe destacar que también es importante ser alinear al resto de la familia en la gestión  de los regalos, poniendo límites económicos o de tipología de los juguetes para que respeten tu decisión y contribuyan a afianzar la idea de unas Navidades no centradas en el consumismo y en el materialismo, sino en el disfrute, la revalorización de la experiencia y el tiempo compartido.

Tampoco es recomendable instrumentalizar a Papá Noel y a los Reyes Magos para chantajear moralmente a los niños o usar los regalos como cebo para mejorar su conducta. Recuerda que el fin no justifica los medios y que puedes fomentar su ilusión y su buen comportamiento dándoles buen ejemplo e inyectándoles valores positivos a diario.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.