Ciber Cultura

El 20% de propietarios no sabe que tiene un coche conectado

propietarios no saben tienen coche conectado
Escrito por Óscar Condés

Un estudio demuestra que un alto porcentaje de usuarios de coches conectados desconoce las funciones de conectividad de su vehículo.

Según el estudio Connected Car de la consultora TNS, 2 de cada 10 propietarios de un coche conectado no saben que su vehículo tiene este tipo de funciones de conectividad. La cifra se ha obtenido sumando las respuestas del 12% que está seguro de que su coche no las tiene (aunque de hecho sí que esté equipado con estas funciones), y el 8% que dice desconocerlo. En este sentido, podemos estar contentos ya que nuestro país tiene un mejor conocimiento de las características de conectividad de sus coches que el resto de naciones de Europa, donde la media dice que hasta un 40% de propietarios de un vehículo conectado no saben que su coche tiene funciones de conectividad.

Desde TNS aseguran que este desconocimiento es posiblemente debido a la poca familiaridad que existe con las características de los vehículos conectados, que pueden abarcar desde sistemas de conexión y aplicaciones hasta navegación por la Red, pasando por sistemas de protección, mantenimiento, control, estilo de conducción y seguridad, o incluso otras características propias de los coches eléctricos (como la gestión de la batería).

Otro dato interesante es que el 16% de los propietarios de este tipo de vehículos dijeron que no les habían mostrado las funciones de conectividad durante el proceso de compra, ya fuera en el concesionario o en la prueba de conducción (en caso de haberla realizado). Esto supone, según TNS, una oportunidad comercial perdida, ya que el 79% de los conductores dice que el hecho de que el coche tuviera funciones de conectividad tuvo algún tipo de influencia a la hora de decidirse a elegir ese modelo en concreto.

Características bien valoradas

Por otro lado, la encuesta revela que se trata de características que se valoran bien, ya que 6 de cada 10 usuarios valoraron muy positivamente su experiencia (entre muy buena y excelente), gracias sobre todo a la facilidad de uso. Prácticamente en el mismo porcentaje (alrededor del 60%), opinaron que las funciones de conectividad tenían un impacto positivo en su vida, una cantidad que supera ampliamente a la media europea situada en el 49%.

De igual manera se trata de servicios que gozan de cierta permanencia puesto que 8 de cada 10 usuarios declararon que renovarían la suscripción a los servicios de conectividad de su coche, sobre todo a través de Internet, aunque con un remarcable porcentaje (30%) que lo haría a través del concesionario oficial.

En particular, las opciones de Información para la conducción y Conexión y apps son las más atrayentes para los posibles compradores, con unos porcentajes que superan el 50% en ambos casos. Le siguen, aunque en menor medida, los sistemas que ayudan al estilo de conducción (Aparcamiento, Eco-drive…), los de confort (Control remoto, Diario de viaje, Preacondicionamiento, Encendido remoto…) y los de ayuda a la protección (Alerta de robo y Alerta de seguridad).

propietarios no saben tienen coche conectado

Según el estudio realizado por TNS, el 31% de los propietarios de coches conectados no usan las funciones de conectividad por culpa de la falta de familiaridad con estos servicios, un problema similar al que se constata en el resto de países europeos consultados. En España, el siguiente escollo para no usar estas características sería la seguridad (según los propietarios, el uso implica demasiada distracción) y el precio (los consideran demasiado caros para lo que ofrecen). En el resto de Europa, tienen mayor peso cosas como un escaso interés por este tipo de tecnología o el hecho de tener que pagar por este tipo de características.

En lo relativo al mantenimiento posterior relacionado con estos sistemas, se observa que sólo 2 de cada 10 conductores han solicitado soporte postventa para las funciones de conectividad de su vehículo. De éstos, la asistencia se solicitó de forma bastante repartida entre el fabricante, el vendedor (ya sea de forma presencial, por Internet o por teléfono) y un centro de atención telefónica. En este tema destaca la gran diferencia entre España y la media de países europeos a la hora de acudir al vendedor como soporte postventa: En Europa alrededor del 50% solicitó asistencia al vendedor, mientras que en nuestro páis sólo lo hizo un 30% de propietarios de coches conectados.

Seis de cada diez conductores españoles compraría un coche autónomo

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.