Ciber Cultura

Primer algoritmo con un puesto en una junta directiva

vital
Escrito por Marcos Merino

Un fondo de capital riesgo “sentará” al algoritmo VITAL en sus reuniones para analizar inversiones en la industria biomédica.

Si necesitábamos más pruebas de que nuestros trabajos podrán ser realizados por robots en un futuro no tan lejano, un fondo de capital riesgo de Hong Kong acaba de nombrar a un algoritmo miembro de su junta directiva. Así, como suena.

Deep Knowledge Ventures (una compañía centrada en medicamentos para enfermedades relacionadas con la edad, así como en proyectos de medicina regenerativa) ha otorgado esa responsabilidad a VITAL -el nombre del algoritmo en cuestión, que se corresponde con las siglas de “Validating Investment Tool for Advancing Life Sciences”-, un software que puede hacer uso de su capacidad para examinar grandes cantidades de datos con el objetivo de emitir recomendaciones de inversión acerca del sector biomédico (empresas públicas y privadas especializadas en biotecnologías, medicina regenerativa, oncología, desarrollo de fármacos, bioinformática y medicina personalizada).

Al igual que los otros cinco miembros de pleno derecho de la junta directiva, el algoritmo VITAL (licenciado a Deep Knowledge Ventures por la firma británica que lo desarrolló: Aging Analytics) podrá votar sobre la conveniencia de todas y cada una de las inversiones que valore realizar la compañía. Parece difícil imaginar la escena… pero en cualquier caso, la idea parece emocionar al principal socio de Deep Knowledge Venture, Dmitry Kaminskiy: “me atrae la idea de poder utilizar este enfoque a la hora de gestionar nuestros fondos: hablamos de una herramienta de software que puede utilizar conjuntos de datos históricos para detectar aquellas tendencias que no son inmediatamente evidentes a los seres humanos que valoran los datos en primera instancia (…) los humanos son emocionales y subjetivos: pueden cometer errores, pero también tomar decisiones intuitivas que las máquinas, usando únicamente la lógica, no podrían. Combinar la intuición de los inversores humanos con la lógica de la máquina puede generar un equipo de colaboración perfecta que reduzca al mínimo el riesgo de error”.

Aunque Kaminskiy también avisa de que, si bien VITAL será efectivamente incorporado a las reuniones de la junta directiva, no debemos “tomarlo literalmente e imaginar a cinco humanos y un ordenador sentados alrededor de una mesa”.

Tal y como declaró en su momento otro de los socios de la compañía, Charles Groome, el verdadero objetivo de este experimento es llamar la atención de los medios sobre el desarrollo de este software como agente independiente de toma de decisiones cuyo comportamiento se basa en el análisis de datos sobre la financiación potencial de las empresas, sus ensayos clínicos, propiedad intelectual, etc. Groome aclara que, aunque todavía no ha emitido su primer voto, ya ha ayudado aprobando dos decisiones de inversión: En Silico Medicine, que desarrolla métodos asistidos por ordenador para el desarrollo de fármacos en una investigación sobre el envejecimiento; y en Pathway Pharmaceuticals, que emplea una plataforma llamada OncoFinder para seleccionar terapias personalizadas contra el cáncer.

No es lo que yo llamaría ‘Inteligencia Artificial’ en esta etapa, pero esa es la meta a largo plazo“, aclara Groome.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.