Ciber Cultura Tendencias

Pornhub lanza “el Netflix del porno”: ‘streaming’ de pago solo para adultos

Estrellas del porno defienden la neutralidad de la red en un vídeo
Escrito por Redacción TICbeat

La plataforma, que suma unos 6 millones de visitas diarias, crea un modelo freemium similar al de Spotify.

El debate sobre la distribución de entretenimiento online no es una cuestión que solo ataña a los discos de Taylor Swift o las temporadas de Juego de Tronos; las nuevas tecnologías también cambiaron la manera en la que el porno llegaba a sus clientes, alterando los cimientos de una industria con millones de seguidores que, como otras, empieza a apostar por el streaming.

Pornhub, uno de los portales de contenidos para adultos online más populares, acaba de  lanzar un servicio de streaming freemium al que sus propios responsables comparan con el modelo de Spotify. De hecho, desde la plataforma, con 6 millones diarios de visitas, se refieren a él como “el Netflix del porno”.

Sus suscriptores pagarán una cuota muy en la línea de los precios del mercado, de 9,99 dólares mensuales, que les dará acceso a un catálogo de vídeos exclusivos en HD, además de poder disfrutar del resto de la oferta gratuita de Pornhub, pero sin anuncios –de ahí la comparación con Spotify- y a mayor velocidad y calidad. Los visionados que se produzcan desde la versión de pago del servicio, han confirmado desde la dirección de la compañía, generarán más beneficios a los autores del contenido que los que tengan lugar en la versión gratuita con anuncios.

En declaraciones a The Guardian, Corey Price, vicepresidente de Pornhub, ha señalado que cree en la existencia de un potente mercado de contenidos Premium en auge. Sin embargo, no todo el mundo es tan optimista.

Al igual que sucede con el streaming musical, las estrellas del porno se quejan de que los márgenes que perciben por todos los ingresos que genera su trabajo no les parecen justos. Una actriz y bloguera entrevistada por el diario británico, Domino Damoiselle, denuncia que ni ella ni sus compañeros de profesión obtienen un salario basado en el número de visionados que se producen del mismo. “Las compañías de producción te pagan 500 dólares y luego venden el vídeo a plataformas como Pornhub, y ambas se siguen beneficiando de la audiencia. Pero a ti no te pagan en función de las visitas o los minutos”, se queja.

Antes, asegura Damoiselle, por una escena estándar de pareja una actriz se podía llevar entre 800 y 1.200 dólares, una cantidad que en muchos casos se ha reducido a 400 euros, y que puede presionar a las intérpretes del sector, desde su perspectiva, a terminar haciendo cosas que no quieran hacer. Desde Pornhub, por su parte, esperan que su propuesta sirva de precedente para incitar al resto del sector a hacer lo mismo y aumentar los ingresos de la industria.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.