Entretenimiento

Por qué no deberías contar las calorías al seguir una dieta

Contar las calorías al seguir una dieta
Escrito por Eduardo Álvarez

¿Estás a dieta? ¿Qué tipo de dieta sigues? Independientemente de cómo la hayas organizado, si tu objetivo es adelgazar es prácticamente seguro que andas controlando cuántas calorías comes o debes comer, pero ¿por qué? Realmente no es tan importante.

Contar calorías en la dieta es una costumbre muy extendida en todo el mundo, pero es un error. Es cierto que las calorías (kcal) son una unidad de medida energética, de ahí que nadie quiera comer más de la cuenta ante el temor de acumular energía sobrante en forma de grasa.

Hay varios motivos por los que debes dejar de hacerlo y pasar a manejar una concepción completamente distinta de la alimentación. Un alimento no es un recipiente de calorías que simplemente se debe valorar dependiendo de cuántas tengas, es mucho más, o al menos debería serlo.

¿Quieres saber por qué las calorías no son lo más importante a la hora de hacer dieta? Te lo explicamos.

Calorías y calorías vacías: no todas son iguales

En primer lugar, el término calorías es muy engañoso. No todas las kcal que comes son iguales, ya que unas suman a tu organismo y otras no. De ahí que se haya acuñado el término “calorías vacías”.

Un buen ejemplo son los azúcares refinados, las grasas trans y la bollería: no aportan casi ningún nutriente a tu organismo -proteínas, vitaminas o aminoácidos- y sí que añaden muchísimas calorías a tu ingesta diaria.

“La dieta de los economistas” para perder peso rápido

Por otra parte, unos garbanzos con chorizo tienen muchas calorías, pero aportan proteínas, vitaminas y de todo tipo de elementos imprescindibles para el buen funcionamiento de tu organismo.

Es por eso que no debes contar las calorías que comes sino si realmente te compensa tomarlas según los nutrientes que las acompañen.

Comer menos calorías no te va a hacer adelgazar

El objetivo de la alimentación es aportar al organismo todos los “ingredientes” que necesita para mantenerse en marcha. De ahí que tu cerebro te diga que estás saciado cuando interpreta que ya los tienes todos. Claro está que puedes engañar al cerebro con alimentos saciantes, pero no por mucho tiempo.

Es por eso que las dietas bajas en calorías no suelen funcionar a largo plazo. El problema es que tu cuerpo comienza a darse cuenta de que existe un déficit calórico, y exige una compensación.

Cuando lleves muchos días comiendo menos calorías de las necesarias, comenzarás a desear comidas que tienen muchas, hasta que caigas. Por eso tienes que seguir una dieta equilibrada independientemente de las kcal te haga consumir.

Azúcar

Además, otro punto importante es el metabolismo. Cada persona es un mundo y no a todos nos afectan igual las calorías. 300 kcal puede ser mucho o muy poco dependiendo de tu estilo de vida.

Bonus: con ejercicio todo se lleva mejor

¿Quieres que las calorías pasen a un plano completamente secundario? Haz ejercicio todos los días. Cuando lo hagas, necesitarás más energía, es decir, más kcal en cada comida. Además crearás un déficit calórico importante.

Este consejo sirve si no puedes dejar de contar calorías constantemente. Con ejercicio al menos hará que te afecte menos; podrás comer sin remordimiento lo que quieras cuando quieras, siempre que sean alimentos saludables y no ultraprocesados.

Artículo publicado en ComputerHoy.com

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez