Entretenimiento

¿Por qué la luna parece blanca?

por que luna es blanca

La luna siempre ha sido blanca o eso pensamos. Pero aunque al contemplarla durante la noche esto nos pueda parecer así, no lo es. Te explicamos por qué la luna nos parece blanca desde la Tierra y cuál es su verdadero color.

Quizá nunca te hayas parado a pensarlo, pero si te preguntamos de qué color es la luna es muy posible que lo primero que se te pase por la cabeza sea decir: blanca.

Pero,¿ realmente lo es? Si miramos a la luna durante la noche, no tenemos ningún tipo de duda, nuestro satélite es blanco y brillante. Pero si la observamos durante las fases en que es resulta visible durante el día, muestra una apariencia mucho más pálida y apagada. Definitivamente con las imágenes obtenidas desde el espacio, la luna parece gris.

Pues sí, aunque la luna nos pueda parecer blanca, la realidad es que su superficie es mucho más oscura de lo que nos parece desde la Tierra y podría decirse que prácticamente resulta gris oscura.

Pero entonces, por qué la luna nos parece blanca. Aquí es donde entra en escena la física. El motivo del cambio de tonalidades tiene que ver con el entorno. En este caso la luna, aunque es bastante oscura, es mucho más clara y brillante que el resto del cielo nocturno, lo que le hace parecer más clara de lo que en realidad es.

Esta startup planea poner vallas publicitarias en la luna

Es decir, la luna parece blanca porque está reflejando un montón de luz, al encontrarse rodeada de oscuridad. Esto le hace parecer más blanquecina a nuestros ojos, y además al mirarla durante la noche, en contraste con el resto de oscuridad, nuestro cerebro asume que ese objeto brillante es más claro aún de lo que resulta.

La iluminación relativa provoca una gran diferencia en nuestra percepción del color y el brillo. Lo cual puede verse en un eclipse lunar, donde a medida que la luna se va oscureciendo va cambiando de tonalidad.

¿Que pasaría si no existiera la Luna?

En definitiva, decir que la luna es “blanca” quiere decir que esta está reflejando luz en un entorno en el que no existe un color a su alrededor que se refleje con preferencia sobre los otros.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.