Ciber Cultura

¿Podría volver el roaming con el Reino Unido de prosperar el ‘brexit’?

brexit

IDC no cree que el ‘brexit’ traiga consecuencias inmediatas a la industria móvil británica, pero sí cambios en aspectos como la itinerancia o la gestión del espectro radioeléctrico.

El próximo 23 de junio, en apenas un mes, los ciudadanos de Reino Unido votarán en referéndum acerca de su continuidad en la Unión Europea. El conocido como ‘brexit’, impulsado por una creciente corriente antieuropeísta, tendría implicaciones inmediatas en caso de salir adelante el “sí” en el proceso, desde mayores dificultades para las empresas inglesas a la hora de comerciar con el resto de países europeos hasta trabas empresariales que podrían provocar el fracaso de numerosas empresas y el consiguiente paro que ello acarrearía.

La industria tecnológica en su conjunto ya alertó del peligro de que Reino Unido abandone el barco comunitario, así como voces autorizadas de la talla de Stephen Hawking también han alzado sus críticas hacia el ‘brexit’. Sin embargo, hay un segmento que sufriría más que cualquier otro una potencial salida de los británicos de la UE: su industria de la telefonía móvil.

La firma de análisis e investigación IDC ha destacado que, en el mercado de consumo, “la mayor parte de los ingresos de los operadores provienen del mercado intranacional. Es decir, la gente compra los servicios de telecomunicaciones de las ‘telco’ procedentes de su propio país”. Por ello, la principal excepción son las empresas multinacionales, que ofrecen su servicio en más de un sólo país, aunque en la práctica, sin embargo, es poco probable que el ‘brexit’ tenga un gran impacto en este caso tampoco. Las multinacionales son atendidas por operadores y grupos de operadores multinacionales que tienen acuerdos comerciales entre sí (por ejemplo, FREEMOVE).

En el plano operativo, el ‘brexit’ podría causar algunos dolores de cabeza a corto plazo a Vodafone, compañía de Reino Unido con presencia en varios países de la UE. IDC también destaca que podría tener un “impacto similar (aunque menor) en Telefónica, cuya presencia en UK por medio del operador O2 podría exigir algunos ajustes en sus reglas y procedimientos de contabilidad”. Sin embargo, investigadores, tanto Vodafone y Telefónica ya tienen operaciones importantes fuera de la UE, por lo que ya están acostumbrados a los requisitos operacionales que ello conlleva.

Itinerancia, la principal consencuencia del ‘brexit’

Entonces, ¿en dónde se notaría una hipotética salida del Reino Unido de la Unión Europea? A medio y largo plazo, la normativa británica podría irse diferenciando de la comunitaria en algunos aspectos, siendo el principal la itinerancia móvil. En ese sentido, el régimen regulador del Reino Unido actualmente se engloba dentro del marco de las telecomunicaciones europeo y todas las decisiones responden a políticas impulsadas por la Comisión Europea y aprobadas por su Parlamento. Pero si este país abandona la UE, los británicos ya no estarían obligados a seguir los dictámenes comunitarios, logrando la Ofcom (el regulador británico) plena libertad para imponer condiciones a las ‘telco’ que operen en ese país.

Durante los últimos años, la Comisión Europea ha impuesto progresivamente una bajada de los precios máximos a los cargos adicionales que los operadores móviles en los países de la UE pueden cobrar a sus clientes cuando viajan a otros países de la UE. En la actualidad, los topes son de 0,05 euros por minuto para las llamadas salientes, 0,01 euros para llamadas entrantes, 0,02 euros para los textos, y 0,05 euros por cada Mb de datos. A partir de junio de 2017, las tarifas de itinerancia dentro de la UE deben además abolirse por completo: los ciudadanos de la Unión Europea tendrán que pagar lo mismo a utilizar sus teléfonos móviles en otros países de Europa igual que en su país de origen. En cambio, si el Reino Unido llegara a salir de la Unión Europea, sus ciudadanos ya no estarían cubiertos por este marco normativo, y los operadores móviles británicos ya no estarían obligados a limitar o eliminar los cargos de itinerancia en la UE.

Por otro lado, el ‘brexit’, también podría tener implicaciones inmediatas en la forma de gestionar el espectro radioeléctrico en Reino Unido, la modernización de las redes de telecomunicaciones o la convivencia de operadores de telecomunicaciones y de televisión entre los distintos países. Así, afirman desde IDC, Reino Unido seguramente seguirá líneas parecidas a las de la Unión Europea en muchos casos, aunque no tendrán ningún tipo de poder de decisión sobre ellas ni sobre ningún aspecto relacionado con el mercado digital único en caso de que se llegue a producir.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.