Ciber Cultura

Periodismo digital, ¿hacia una nueva Edad de Oro?

Redacción de Buzzfeed
Escrito por Juan Calleja

Ya es un hecho la existencia de un cambio hacia un nuevo tejido en la industria del periodismo, que opera fundamentalmente en Internet y que por ende empieza a ofrecer nuevas y futuras oportunidades laborales

A mediados del pasado mes de marzo tuvieron lugar dos de los eventos más importantes en lo que respecta al presente y al futuro del periodismo digital en español: el IV Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales, Iredes, en Burgos, y la decimoquinta edición del Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Cada año acuden a estas ágoras de conocimiento, reflexión y discusión sobre el desarrollo de profesión periodística y comunicativa en Internet, desde ejecutivos de grandes medios, responsables y redactores de medios nativos digitales o bloggers, hasta profesores de ciencias de la información, community managers o expertos en marketing digital, entre otros profesionales de la comunicación. Una maraña de jóvenes y veteranos que comparten un nexo común: su pasión e interés por las nuevas TIC y por comunicar y contar historias en Internet.

En TICbeat tuvimos la oportunidad de asistir a algunas de las ponencias de los dos congresos y de colarnos en los mentideros periodísticos que se formaban en las comidas, y entre café y café, para ver qué se cocía, cuáles eran los trending topics de las charlas y las discusiones  y, sobre todo, para comprobar si era definitivamente cierto el rumor de que se estaba pasando a hablar sobre una visión del periodismo más esperanzadora con modelos de negocio de medios online que estaban empezando a dar visos de sostenibilidad a medio plazo, dejando atrás el gran foro de debate acerca del porqué de la caída en picado del negocio tradicional de la prensa y sobre la búsqueda de la fórmula mágica para salir del atolladero en el que se encuentran sumidos muchos grandes medios nacionales e internacionales desde hace años.

La frescura de lo nuevo

En el tiempo transcurrido entre la publicación de este reportaje y los dos congresos anteriormente citados,  la prensa especializada en la actualidad de los medios de comunicación y algún que otro tabloide internacional se hicieron eco de la intervención que hizo el director del Informe Anual de la Profesión Periodística, Luis Palacio, en el seminario ‘Confronting Austerity: Financial and Employment Models in Journalism’ celebrado a finales del pasado mes de marzo en la ciudad de Viena. En dicha intervención, el periodista subrayaba en una de sus conclusiones sobre los nuevos medios lanzados por periodistas españoles desde 2008, que “entre esos 380 proyectos se encuentran algunos de los medios que informarán a los españoles en el futuro”. Ha sido precisamente esta sorprendente cifra la que ha llamó la atención de periódicos de referencia mundial como The Guardian, cabecera que dedicó un artículo acerca de la revolución en la industria de los medios que está aconteciendo en España.

Estas “startups periodísticas” nacidas en España, la gran mayoría nativas digitales, han ido creándose progresivamente a medida que ha ido avanzando la crisis y, en parte, como consecuencia de sus efectos negativos –principalmente en el sector de la prensa–: desde 2008 se han cerrado en España 284 medios de comunicación y han perdido el empleo más  de 11.000 periodistas. Infolibre, Eldiario.es, Zoomnews, Cuartopoder o La Marea son algunos de los más ejemplos más conocidos y ya tienen un nicho o comunidad de lectores consolidados y en aumento, así como cuentan con redacciones de periodistas profesionales que también van creciendo, pero hay otros que están naciendo con menos recursos como Jot Down Magazine, Información Sensible, Materia, Porcentual o The Objetive, por citar algunos medios, que empiezan a sonar por su carácter innovador tanto en línea editorial como en su modelo de negocio y porque están teniendo una buena y rápida acogida por parte de los usuarios. Según algunos de los datos extraídos del Informe Anual de la Profesión Periodística en España en 2013, las características principales de estos estos micromedios es que más del 50% suele contar con una media de uno a tres periodistas en plantilla, los cuales, no todos dedican el 100% de su tiempo al medio; un alto porcentaje tiene su línea editorial marcada por la actualidad general, autonómica, local e hiperlocal; la gran mayoría son sociedades limitadas,  y más de la mitad confían en la publicidad como fuente de financiación principal –aunque el ingenio y las nuevas tecnologías de la información han hecho que surjan nuevas fuentes de ingresos o que se potencien otras más innovadoras y de un uso ya normalizado, como es el caso del crowdfunding–.  Aún es pronto para conocer cuáles serán los nuevos medios que sobrevivirán y serán sostenibles y, por lo tanto, los “que informen a los españoles en el futuro”; pero, ante tal avalancha de oferta informativa y de energía que están invirtiendo cientos de periodistas para poder vivir de su propio medio, ¿habrá sitio en el mercado de la información digital para tantos jugadores?

Infolibre, Eldiario.esZoomnews, Cuartopoder o La Marea son algunos de los más ejemplos más conocidos de ‘startups’ periodísticas nacidas en España

Haciendo un flash back y situándonos en el marco de los congresos a los que pudo asistir este medio el mes pasado, mientras el exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, ratificaba en Burgos su opinión de que “en los próximos años iba a surgir un nuevo modelo de negocio que traería una Edad de Oro del periodismo” y que se traduciría “en una mayor calidad democrática”, el director de Eldiario.es, Ignacio Escolar, explicaba en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca que el  modelo de negocio de su medio ya era rentable –Eldiario.es cerró el ejercicio de 2013 sin pérdidas y con un beneficio neto de 13.330 euros– gracias principalmente a los ingresos de publicidad, que sumaron más de un 70% del total,  pero también gracias a las cuotas de sus socios/suscriptores, que suponen aproximadamente un 30% de los ingresos,  y no dudaba en señalar que eran “los socios los que garantizaban el largo plazo” y que “gracias a ellos podrían llegar a ser un medio independiente” sin dejar que las grandes cuentas de publicidad influyesen en los contenidos.

Por un lado, Pedro J. Ramírez, leyenda viva de los últimos años de la historia de la prensa española y que ha sufrido en sus carnes las consecuencias  del agotamiento del viejo modelo de la prensa en papel  y la agonía por adaptarse al entorno digital en busca de la no quiebra y una futura sostenibilidad, clausuraba junto con el divulgador científico, Eduard Punset, la edición de Iredes 2014. Por otro lado, Ignacio Escolar, periodista también con experiencia dirigiendo en sus inicios al diario Público –con tirada en papel y edición digital–, considerado uno de los primeros ciberperiodistas de referencia en España gracias a su blog Escolar.net, y ahora director de un medio nativo digital que ya es rentable y que está en las listas de los medios generalistas más leídos en España, era uno de los ponentes de la primera charla  que inauguraba el Congreso de Periodismo Digital de Huesca 2014, ‘Cobrar por la información: el muro de pago y sus alternativas’.

Ambos profesionales, trabajando para medios con diferente estado de salud –Pedro J., aún en el barco de El Mundo, periódico que arrastra deudas millonarias y que está apostando todas sus cartas por el modelo metered pay wall (o muro de pago blando) en su edición digital, con la idea de reconducir su modelo de negocio y tener la gallina de los huevos de oro en su oferta digital premium; Ignacio Escolar, consolidando un modelo mixto de ingresos que ya es rentable y con margen para seguir experimentando en su modelo de negocio–, coincidían en afirmar que el periodismo puede llegar a gozar de una buena salud y ser de calidad e independiente a largo plazo en Internet. Pero como en todas las grandes revoluciones, el periodismo está viviendo la mayor transformación de su historia y aún no se sabe qué medios serán el caballo ganador en los próximos años como concluye la revista Periodistas en el tema de portada  “Nuevos medios digitales: el futuro no está escrito” de su última edición.

Eduard-Punset-y-Pedro-J

Pedro J. Ramírez y Eduard Punset, en la IV edición de Iredes.

Audiencias jóvenes y el pastel de la publicidad

“Existe una gran oportunidad de llegar a públicos jóvenes que consumen información de otra manera, principalmente a través de agregadores de contenido y de redes sociales. Con el modelo anterior es muy difícil llegar a las nuevas audiencias ya que muchos medios no saben cómo hablarle a esta gente porque les siguen viendo como público y diciendo ‘yo estoy aquí y yo les informo a ustedes’. Y eso ahora no es así, esto es un gran diálogo, es una súper cacofonía. ¿Y cómo me meto yo en esa cacofonía? Ahí está la clave del éxito”, opina Ricardo Corredor, director ejecutivo de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, entidad fundada en octubre de 1994 por el Nobel de Literatura, García Márquez, para trabajar por la excelencia del periodismo y su contribución a los procesos de democracia y desarrollo de los países iberoamericanos y del Caribe. “Por un lado, tenemos cada vez más herramientas de comunicación en Internet y, por otro lado, tenemos que preguntarnos cómo conseguir que estas nuevas audiencias se interesen por la realidad. Muchas veces pensamos que estos jóvenes pierden mucho tiempo en Internet, que no leen noticias, y yo no estoy tan seguro. Hay muchos matices que el periodismo aún tiene que explorar”, subraya Corredor.

Existe una gran oportunidad de llegar a públicos jóvenes que consumen información de otra manera, principalmente a través de agregadores de contenido y de redes sociales”, asevera Corredor, de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano

Si contextualizamos con datos la opinión del director de la FNPI, en el caso de España, por ejemplo, y según las cifras de ComScore de enero de 2014, el usuario español consumió 6,9 horas de media navegando por las redes sociales frente a las dos horas consumiendo sitios web de noticias e información y Google y Facebook están entre las tres páginas web más visitadas, por encima de Unidad de Medios Digitales y Prisa, que ocupan el puesto cuarto y quinto respectivamente. Si tenemos en cuenta estos datos, que no son muy diferentes a los de la mayoría de países en los que hay un alto porcentaje de la población que accede a Internet, ¿están trabajando adecuadamente los grandes medios y los medios nativos digitales para llegar a este público que dedica cada vez más tiempo a las redes sociales?

Actualmente todos los grandes medios divulgan sus contenidos a través de las redes sociales y de los agregadores de contenidos –a pesar de que esto pueda variar en el caso de España si sale adelante la ‘Tasa Google’, tal como está concebida en el Proyecto de Ley actual– y se están poniendo las pilas adaptando sus formatos y contenidos para llegar a las nuevas audiencias de Internet, aunque desde que nació la World Wide Web hace veinticinco años muchos directivos y editores de grandes grupos de prensa se siguen lamentando del precedente que sentaron en los años noventa en Estados Unidos Yahoo News y su asociación con Reuters y AP, CNN, MSNBC (Microsoft y la NBC) y AOL ofreciendo los contenidos gratis en su nacimiento online –como se explica detalladamente en el Capítulo 4 del libro Resaca. Qué fue del negocio del periodismo–. Por su parte, los medios nativos digitales más masivos van a otra velocidad y tienen la agilidad de virar mucho más rápido para ofrecer sus contenidos y adaptarlos a todas las redes sociales, plataformas y agregadores de contenidos conforme van naciendo y su éxito es rápido y escalonado  como son los casos recientes de BuzzFeed o Mashable. The Huffington Post es uno de los diarios digitales que ha sido referencia nivel mundial en los últimos años por su forma de entender y captar a las nuevas audiencias en Internet a través de un nuevo estilo informativo llamativo y cercano al lenguaje de la calle, por su apuesta por los blogs y agregación de enlaces a otras noticias de otros medios, así como por la incitación constante a su comunidad de lectores a dejar comentarios y participar completando las noticias. Con 84 millones de usuarios únicos y una facturación de cien millones de dólares, el diario ahora en propiedad de AOL sigue creciendo en número de usuarios aunque aún no es rentable.

Delia Rodríguez, la redactora jefe de la edición española del periódico digital fundado por Arianna Huffington, comenta que, a pesar de la existencia de formatos y estilos de ofrecer la información exitosos como el de su periódico digital fundado en 2005 en EE UU, “hay tantos players en el mercado, no sólo están otros medios sino también los blogs, Facebook o Twitter, que es difícil conseguir trozos del pastel de la publicidad”. Para la autora del popular libro Memecracia, “la publicidad basada en la página vista, en el coste por clic, se está cargando los medios de comunicación. Nos ha obligado a todos a ir a por tráfico y eso no debe de ser así porque para que un medio sobreviva gracias a la publicidad, necesita anunciantes de calidad que apuesten por patrocinios, publicidad a medida, etc.”.

La publicidad basada en la página vista, en el coste por clic, se está cargando los medios de comunicación”, afirma Delia Rodríguez, de ‘The Huffington Post’

La tarta publicitaria a repartir en 2013 en España entre los medios convencionales online fue de 896,3 millones, un 1,8% superior con respecto a 2012,  según datos de Infoadex, y se prevé que siga creciendo este año entre un 1 y un 3% según un estudio de IAB Spain. Entonces, si en España los ingresos de publicidad en Internet para los medios convencionales es ya superior a los ingresos publicitarios en diarios en papel –los cuales alcanzaron la cifra de 662,9 millones de euros el año pasado–, y las últimas noticias no son muy halagüeñas en cuanto al comienzo de año para los editores de prensa puesto que los expertos aseguran que habrá una caída de entre el 10 y 15% de los ingresos de publicidad hasta finales de año, ¿cuánto podrán aguantar los grandes grupos de prensa las gigantescas pérdidas que llevan arrastrando desde incluso antes de la crisis? ¿Esto beneficia a las nuevas “startups periodísticas” por su capacidad de captar usuarios rápidamente y así conseguir más publicidad o será al revés y se verán devoradas por el hambre de los grandes medios que necesitan incrementar sus ingresos online para seguir vivos?

Nos encontramos en un escenario confuso porque los mass media aún no tienen muy claro cómo van a cubrir sus gastos. Yo confío en la publicidad”, indica Emilio Crespo, de Agencia EFE

“Nos encontramos en un escenario confuso porque los mass media aún no tienen muy claro cómo van a cubrir sus gastos. Yo confío en la publicidad. En el siglo XX los dos grandes inventos periodísticos fueron la radio y la televisión; nunca cobraron por la información, era gratuita, y se valieron de la publicidad para ganar dinero.  Por otro lado, el gran invento del periodismo impreso con el que se cerró el siglo pasado fue el diario gratuito ya que el periódico siempre había sido de pago y va y llega un periódico gratis y sale bien la jugada porque se consigue obtener grandes réditos a través de la publicidad. Internet nació gratuito, las redes sociales son gratuitas y yo creo que el futuro del periodismo y el gran modelo de la prensa generalista pasa por la gratuidad y por que lo financie la publicidad”, opina Emilio Crespo, director de Contenidos Digitales de la Agencia EFE.

Crespo mantiene que la publicidad es el camino y es cierto que ha sido y será una de las patas principales de la financiación de los medios, pero las formas de monetizar la producción de la información son muchas y muy variadas y se está demostrando que todas son compatibles y se pueden combinar; como es el caso de Eldiario.es, que basa su futuro en la captación de socios/suscriptores del medio; la venta de servicios de contenidos premium, como hace Elmundo.es con Orbyt; y con otras vías que están desarrollando las nuevas startups periodísticas que también están dando resultados mediante el micromecenazgo,  los eventos, cursos y talleres –Soycomocomo.es, es todo un caso de diversificación en formas de financiación– o la prestación de servicios de comunicación y publicidad.

El periodista de EFE intervino junto con Ricardo Corredor y la periodista y experta en data journalism, Giannina Segnini, en la ponencia ‘Periodismo con futuro’ durante el Congreso de Periodismo de Huesca, charla en la que trataron de vislumbrar hacia dónde va el periodismo en lo referente al modelo de negocio y la manera en la que se está trabajando y se desarrollará la profesión en los próximos años. Dejando el debate de la financiación aparte, en lo que los tres profesionales de los medios estaban de acuerdo y en lo que Crespo ratificaba en la entrevista que le hicimos después de su intervención era que el contenido tenía que tener un valor: “La información que elaboramos viene de un trabajo profesional de periodistas y hay que valorarlo adecuadamente, pero hoy en día eso está sujeto a debate como consecuencia de la crisis y de los tiempos que corren en las empresas periodísticas. La evolución de la información no sabemos hacia dónde va, ni cuánto va a valer, ni cuánto se va a pagar por la misma, pero si el contenido no se paga adecuadamente el periodismo puede desaparecer y, sinceramente, no creo que esto llegue a ocurrir”.

Congreso-de-Periodismo-Digital-de-Huesca

XV Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Una nueva especie periodística

“La necesidad de comunicar viene desde la existencia de Jenofonte, gente que contaba cosas que tú no podías vivir o ver, como cuando estuvo en la Expedición de los Diez Mil y que tan bien recoge en su obra Anábasis. Esa figura no puede extinguirse, lo que pasa es que después de tantos siglos, después de Jenofonte o Heródoto, ahora tienes unos instrumentos para comunicar distintos. Los periodistas tendremos una nueva ‘Edad de Oro’. Será una época diferente en la que empezaremos a convivir con los cambios tecnológicos y formas de informar que vengan, donde se irá apagando la fascinación por estos cambios y en la que no sé si ganaremos más o menos dinero”, nos argumenta el curtido y reconocido periodista, Ramón Lobo, cuando le preguntamos por el futuro de la profesión a colación de la cantidad de periodistas que estaban siendo despedidos o los que se encontraban actualmente en paro debido a la delicada situación que están viviendo los grandes grupos mediáticos y de la que él ha sido víctima puesto que, después de una etapa de 20 años trabajando para El País cubriendo como enviado especial y corresponsal de guerra alguno de los conflictos bélicos más importantes de este siglo y del último cuarto del siglo pasado, formó parte de un ERE realizado por la cabecera del Grupo PRISA en el año 2012.

Lobo, que ahora trabaja como periodista freelance colaborando con El Periódico, Jot Down, Infolibre y la Cadena Ser, acudió a la edición de Iredes 2014 para recibir el premio en categoría individual “por su capacidad de utilizar las redes para extender un modo de ser periodista y de hacer periodismo que la tecnología no ha conseguido doblegar”. El también escritor, nacido en Venezuela en 1955, forma parte de los miles de periodistas que se han quedado en paro o que comienzan una nueva vida como colaboradores freelance para varios medios y que ahora funcionan siendo su propia empresa. “Soy un privilegiado ya que gracias a la visibilidad que me ha dado el hecho de trabajar para un gran medio y, posteriormente, gracias a conocer el uso de las nuevas tecnologías, sigo vivo, porque en condiciones normales estaría muerto”, subraya Lobo. “Lo que ha cambiado mi vida es que ahora tengo más tiempo y me puedo organizar los trabajos. Tengo que aprender a saber manejar la libertad geográfica de la que dispongo actualmente y que vale mucho más que una nómina de 30.000 euros”, afirma el periodista que en su día se licenció en en la Universidad Complutense de Madrid en una etapa donde todo era diferente, había trabajo: “Los periodistas no debemos pensar en un puesto fijo que no existe. Tenemos que aprender a montar medios, a organizarnos entre nosotros, a buscar formas de tratar de controlar un poco otra vez la profesión”.

Los periodistas no debemos pensar en un puesto fijo que no existe. Tenemos que aprender a montar medios, a organizarnos entre nosotros, a buscar formas de tratar de controlar un poco otra vez la profesión”, señala el periodista Ramón Lobo

El caso de Ramón Lobo no es una novedad, el periodista freelance lleva existiendo toda la vida, desde Hemingway, Enrique Meneses o el premio Pulitzer español de 2013, Manu Bravo, lo que sucede es que ahora el escenario económico es distinto y obliga a muchos periodistas acostumbrados a tener contrato por cuenta ajena y a los recién salidos de la facultad a buscarse las castañas por sí mismos y a adaptarse al nuevo contexto de extinción o empobrecimiento de medios y nacimiento de otros y las nuevas formas de comunicar a través de las TIC. Por otro lado, como enunciábamos al comienzo del artículo, lo que también está ocurriendo es que ante estos cambios laborales, muchos periodistas con pocos o muchos años de experiencia, se decantan por convertirse en emprendedores y fundar su propio medio.

“De cero a cien no se puede, tienes que ir dando pasos poco a poco. Yo empecé a escribir todos los días en mi blog desde 2003 y ya van 11 años. Ese trabajo, junto con el que hago en otros medios, me ha permitido juntar el capital periodístico suficiente para montar Eldiario.es”, responde Ignacio Escolar a la pregunta de si cualquier persona puede crear un medio online. Escolar tiene 347.000 seguidores en Twitter y 112.000 en Facebook, de los cuáles un alto porcentaje proviene muy probablemente de su etapa anterior a la fundación del periódico digital que dirige actualmente; medio que a día de hoy tiene más de un millón de usuarios únicos al mes y que nació gracias a una inversión inicial de un millón de euros. Son cifras poderosas que marcan la diferencia entre un medio que empieza sin apenas recursos y otro que sí los tiene y que se ha labrado una audiencia a lo largo de años a través de la marca personal de su fundador o de su equipo de periodistas.

Sin embargo, otros directores de publicaciones digitales nativas de reciente creación y con una comunidad de seguidores y prestigio reconocido tras años de experiencia, no opinan lo mismo. “Cada uno es quién es y tiene que intentar aportar algo que le merezca la pena, de lo que pueda vivir y en ese sentido lo digital abre muchísimas posibilidades. No hay que ser ni más famoso, ni tener muchos amigos, ni capacidad de financiación para montar algo que pueda funcionar, que pueda interesar y ser útil”, nos contesta a la misma pregunta Jesús Maraña, cofundador y director de Infolibre.es –periódico digital de ámbito nacional que se asemeja en modelo de negocio a Eldiario.es– y ciberperiodista muy popular en Twitter con 88.400 followers. “Hace falta especialización, siempre hay alguien al otro lado que sabe más que nosotros. Merece la pena leer mucho y querer profundizar en las cosas porque todos los ciudadanos tenemos acceso a los instrumentos que ofrece Internet y a las nuevas tecnologías, no sólo los periodistas, así que para que sigamos teniendo una función, el conocimiento, la especialización y la calidad son fundamentales. No nos cansemos nunca de formarnos y de investigar”, añade Maraña, que a pesar de no ser amigo de los consejos, se atreve a lanzar algunas de las claves que en base a su experiencia trabajando para otros y para sí mismo tanto en prensa papel como digital pueden ser útiles para que el periodista de este siglo XXI pueda vivir por cuenta ajena o emprendiendo su propia aventura mediática.

Hace falta especialización, siempre hay alguien al otro lado que sabe más que nosotros”, reconoce Jesús Maraña, de ‘Infolibre.es’

Periodistas emprendedores, nuevos medios digitales, cierre de periódicos, freelancers, nuevas audiencias, crisis de la publicidad… Una tormenta perfecta. Dibujar un escenario real de lo que está pasando en el sector de los medios en España, en Europa o a nivel internacional es una tarea titánica y harto compleja porque cada día el contexto cambia como consecuencia de los vaivenes económicos y de la revolución digital. ¿Estamos en camino hacia una nueva Edad de Oro del periodismo? Sabemos de dónde venimos, con sus errores y aciertos, e intuimos hacia dónde vamos, pero lo que sí que es ya un hecho es la existencia de un cambio hacia un nuevo tejido en la industria del periodismo, que opera fundamentalmente en Internet y que por ende empieza a ofrecer nuevas y futuras oportunidades laborales. Aún queda mucho por experimentar y descubrir. Probablemente las opiniones y los datos publicados en este artículo queden obsoletos más pronto que tarde así que habrá que seguir informando porque parece que hablar sobre el futuro del periodismo se ha convertido ya en un género en sí mismo.

Sobre el autor de este artículo

Juan Calleja

Juan Calleja es periodista. Ha sido redactor jefe en la Fundación porCausa y fue director y cofundador de Babylon Magazine, revista internacional en inglés y en español sobre la actualidad de la cultura hispánica. Es impulsor de Los desmanes del fútbol, proyecto ganador del ‘II Taller de Periodismo de Datos’ organizado por Medialab-Prado. En 2007 ganó el Premio Joven de Comunicación de la UCM por la revista Babel.