Entretenimiento

Nuestras suscripciones a contenido online, accesibles en toda la UE

Netflix aumenta su apuesta por los contenidos producidos en Europa
Escrito por Marcos Merino

El Parlamento Europeo facilita que los usuarios de servicios como Amazon Prime o Spotify puedan dar uso a sus cuentas cuando se desplacen fuera de su país.

Según una encuesta de la Comisión Europea, en 2016 el 64% de los europeos usó Internet para acceder a contenido audiovisual o videojuegos (67% en el caso de España). Muchos de ellos quieren seguirlo haciéndolo mientras viajan por la Unión Europea. Y, previsiblemente, esa cifra aumentará a partir del próximo 15 de junio, cuando los europeos empecemos a pagar menos por acceder a la Red desde nuestros dispositivos móviles, gracias a la desaparición de los recargos por itinerancia.

Por ello, el pasado jueves el pleno del Parlamento Europeo aprobó (con 586 votos a favor, 34 en contra y 8 abstenciones) una normativa que llevaba siendo debatida desde el pasado mes de diciembre y que permitirá que pronto los ciudadanos de los países miembro de la UE abonados a servicios audiovisuales online puedan acceder a sus contenidos también desde otros países europeos. En palabras del ponente de la nueva legislación, el eurodiputado francés Jean-Marie Cavada, integrante del grupo liberal-demócrata europeo, “los ciudadanos europeos estaban esperando estos cambios, que suponen un paso más hacia un mercado digital común. Las nuevas reglas garantizan la portabilidad del contenido en línea, sin afectar a los derechos de autor”.

Hasta este momento, lo habitual era que los abonados en determinado país no pudieran acceder a los contenidos a os que estaban suscritos (series, películas, videojuegos, música, etc) cuando se desplazaran dentro del territorio comunitario. Pero la nueva normativa suprime esta clase de restricciones y facilitará que los usuarios de servicios como Amazon Prime, Spotify, HBO GO o Deezer puedan dar uso a sus cuentas también durante sus desplazamientos temporales fuera de su país de residencia.

A partir de ahora, los proveedores de contenidos podrán adoptar medidas “proporcionadas y razonables” para comprobar que el abonado no vive de manera permanente en otro estado miembro (dado que las exigencias respecto a los derechos de autor pueden variar de un país a otro). Pero, ¿qué clase de medidas entrarían en esa categoría de “razonables”? Pues las compañías podrían recurrir a la comprobación de documentos de identidad, cuentas bancarias o tarjetas de crédito, una declaración de impuestos, la dirección postal o la dirección IP desde la que el suscriptor accede al servicio.

Vía | Parlamento Europeo

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.