Entretenimiento

Nuestra propia mente nos limita a la hora de buscar extraterrestres

planetas universo espacio
Escrito por Marcos Merino

Dos investigadores de la Universidad de Cádiz afirman que hemos desdeñado el papel que nuestra propia psicología ostenta en esa labor de búsqueda de inteligencias no terrestres: “Nuestra concepción tradicional del espacio está limitada por nuestro cerebro, y puede que tengamos las señales encima y no las veamos”.

La búsqueda de inteligencias (o, meramente, formas de vida) extraterrestres es algo que lleva años fascinando a la humanidad… y suponiendo un quebradero de cabeza para la comunidad científica, que se pregunta si estamos enfocando este asunto del modo adecuado. La revista científica Acta Astronautica publica ahora un estudio de dos neuropsicólogos de la Universidad de Cadiz, Gabriel de la Torre y Manuel García, que contesta negativamente a esa pregunta, al tiempo que señala que hemos desdeñado el papel que nuestra propia psicología ostenta en esa labor de búsqueda.

Cuando pensamos en otros seres inteligentes tendemos a verlos desde nuestro tamiz perceptivo y de consciencia, sin embargo estamos limitados por nuestra visión sui géneris del mundo, y nos cuesta admitirlo”, afirma De la Torre en declaraciones a la Agencia Sinc. “Lo que intentamos con esta diferenciación es contemplar otras posibilidades, por ejemplo, seres de dimensiones que nuestra mente no llega a captar”. El asunto es que “nuestra concepción tradicional del espacio está limitada por nuestro cerebro, y puede que tengamos las señales encima y no las veamos. Quizá no estamos mirando al lugar adecuado”.

Para demostrar esto, García y De la Torre homenajearon el estudio realizado en los años 90 por los investigadores Christopher Chabris y Daniel Simons, en el que demostraron la ‘ceguera atencional’ del ser humano haciendo que un hombre disfrazado de gorila se paseara entre los jugadores con camiseta blanca cuyos pases de pelota debían contar los observadores del experimento: más de la mitad de los mismos, atareados en la tarea asignada, no se percató de la presencia del gorila.

Stephen Hawking cree que no deberíamos responder a los extraterrestres

El experimento de los neuropsicólogos españoles consistió en distinguir fotografías aéreas de estructuras artificiales (como carreteras) de otras con elementos naturales (como ríos); e insertaron, como no, un diminuto personaje disfrazado de gorila. No sólo los resultados fueron parecidos al original en lo que se refiere a la detección del gorila, sino que descubrieron que eran los participantes con un estilo cognitivo más intuitivo (en oposición al racional/metódico) los que lo detectaban en mayor proporción.

“Es muy llamativo, pero muy significativo y representativo a la vez, cómo funciona nuestro cerebro. […] Si trasladamos esto al problema de la búsqueda de otras inteligencias no terrestres, surge la duda sobre si nuestra estrategia actual puede dar como resultado que no percibamos el gorila: podemos tener la señal delante y no percibirla o ser incapaces de identificarla. Si esto sucediera, sería un ejemplo de efecto del gorila cósmico”. Y pone un ejemplo de ello: “El hecho de que usemos señales de radio no significa necesariamente que otras civilizaciones también las utilicen, o que el uso de los recursos energéticos y su dependencia sean los mismos que tenemos nosotros”.

Otro ejemplo de la ceguera atencional humana:

Vía | Agencia Sinc

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.