Entretenimiento

Corea del Norte crea un museo para retratar la masacre estadounidense

El museo de Sinchan retrata la masacre de guerra estaoundiense contra 35.000 norcoreanos en 1950

El museo de Sinchon, situado en Pyongyang, retrata la masacre estadounidense en el contexto de la Guerra de Corea que según los datos del país asiático acabó con 35.000 civiles norcoreanos, incluyendo violentas torturas plasmadas en esculturas y cuadros.

En plena batalla verbal y “toma y daca” en demostración de capacidad nuclear entre Estados Unidos y Corea del Norte, un museo del país asiático ofrece una exposición mural y pictórica que retrata la masacre de Sinchon, un polémico y sádico suceso histórico acontecido en 1950 y perpetrado por las tropas estadounidenses al que el propio Pablo Picasso dedicó un cuadro y que inspiró a una generación de militantes comunistas en Europa.

Aunque la sala de exhibición se inauguró hace medio siglo, Kim Jong-Un ordenó edificar unas nuevas instalaciones tras visitar el museo en 2014. Así, las esculturas y pinturas alojadas en este enclave de Pyongyang se convirtieron en un potente estandarte de la propaganda norcoreana. El dirigente calificó la masacre como “prueba de que los imperalistas estadounidenses son caníbales que disfrutan con las matanzas”. 

Masacre en Corea de Picasso

Masacre en Corea es uno de los cuadros de Picasso pintado en 1951. Inspirado en Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya.

Pese a que pocos expertos ponen en cuestión la masacre, acontecida en el contexto de la Guerra de Corea entre el 17 de octubre y el 7 de diciembre de 1950 en la pequeña población de Sinchon, situada en la provincia de Hwanghae, sí se ponen en duda los devastadores métodos de tortura. Según los datos disponibles en Corea del Norte, fallecieron 35.383 civiles -entre ellos, bebés-que además fueron violadas y experimentaron todo tipo de horribles actos a manos de los soldados: amputaciones de senos, clavos en el cráneo, orejas y cabezas cortadas u ojos arrancados. 

7 excentricidades que no sabías sobre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un

El asesinato en masa de civiles reclamados por los norcoreanos por haber sido cometidos principalmente por las fuerzas militares surcoreanas bajo el subsidio tuvo lugar durante 52 días. Durante estos, el ejército habría eliminado a base de torturas y ejecuciones a una cifra equivalente a una cuarta parte de la población de Sinchon. Entre las muertes, figuran 300 norcoreanos utilizando espadas de samurai japonesas y una guerra bacteriológica ilegal.

Convertida en santuario nacional, las imágenes disponibles en este escalofriante museo muestran los diversos tipos de tortura y han cobrado especial relevancia mientras la tirantez con el gobierno de Donald Trump se estrecha y las amenazas de guerra nuclear se multiplican con la sucesión de simulacros en el espacio aéreo del país. Por estadounidenses niegan la atribución de dichas torturas de la masacre de Sinchon. En 1989, el periodista del Chicago Tribune Uli Schmitzer afirmó que “si alguna vez existió alguna verdad sobre las masacres en Sinchon, la evidencia se ha oscurecido hace tiempo”.

Fuente | Daily Mail

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.