Entretenimiento

MoviePass, la tarifa plana para ir al cine, llegará a España en 2019

MoviePass, la tarifa plana para ir al cine, llegará a España en 2019

La polémica pero jugosa oferta de MoviePass, un servicio de “barra libre” de cine al más puro estilo Netflix, estaría disponible en España para el próximo 2019, permitiendo que los cinéfilos ahorren al ocupar su butaca.

Al igual que en el terreno del consumo de contenidos en vídeo Netflix y el resto de aplicaciones del ecosistema de streaming como Hulu o Amazon no dejan de quitarle terreno a la tradición tradicional, convirtiéndose en los sucesores digitales del videoclub, el terreno del cine también asiste a una revolución propiciada por la revolución digital. En el caso que nos ocupa, MoviePass aprovecha el tirón imparable de la suscripción a la carta y aplica el exitoso modelo de Netflix al celuloide convencional para brindar descuentos a los asistentes al cine.

El sistema es el siguiente: el servicio de MoviePass, por el momento solamente disponible en tierras estadounidenses, ofrece una tarifa plana para ir al cine. De esta manera, los cinéfilos ahorran y se ahorran la compra de la entrada al acudir a disfrutar de una nueva cinta, ya que para acceder a la sala solamente precisan la app para identificarse. La compañía vio la luz en 2011 y lanzó este bono de suscripción el pasado agosto de 2017, permitiendo ver una película al día en los cines estadounidenses por solo 9,95 dólares.

Las 11 mejores comedias y películas de risa de la historia

Según asegura Mitch Lowe en una entrevista con el diario CincoDías, 2019 es la fecha prevista para que MoviePass aterrice en España con la iniciativa de recuperar la época dorada del cine y abaratar el coste de esta tradición acompañada de crujientes palomitas. Aunque faltan detalles como el precio de la tarifa plana o la firma de acuerdos con las salas de cine y las distribuidoras, se espera que a lo largo del siguiente ejercicio la aplicación irrumpa en el fragmentado mercado español, plagado de salas de cine.

El servicio tiene en Estados Unidos el límite de una película diaria, mientras que no se incluye todo el catálogo de carteleras. Técnicas invasivas de captación de usuarios -como el cobro de un nuevo plan advertido por correo electrónico-, la falta de capital y las agresivas políticas han hecho de MoviePass una bestia criticada y controvertida, que conseguía recientemente la financiación precisa para poder seguir llevando su proyecto adelante.

Cabe recordar que los precios elevados son el freno principal de la merma de asistentes a las salas, aunque ya hayan experimentado una pequeña bajada con el descenso del IVA del cine del 21% al 10%. Por ello, MoviePass podría convertirse en esa Netflix del cine que llene de nuevo las butacas, revitalice la ilusión por el cine y no asfixie tanto el bolsillo del usuario medio. Eso sí, habrá que esperar a 2019 para comprobarlo.

 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.