Ciber Cultura

Monsieur Plant, el artista galo que convierte clásicos Mac en originales plantas

Monsieur Plant ha lanzado su colección Plant your Mac, destinada a fomentar un mensaje ecológico y de reutilización

El artista francés Christophe Guinet, más conocido como Monsieur Plant, se sirve de viejos aparatos de Apple para crear singulares macetas y terrarios que promulgan un creativo mensaje ecológico.

Apple incluye en todos sus productos tecnológicos diversos criterios de sostenibilidad ambiental, empleando materiales reciclados y con bajos niveles de toxicidad. Además, entre sus compromisos ecológicos destaca el funcionamiento del 93% de sus fábricas con energías renovables o el uso en un 99% de papel reciclado o procedente de bosques sostenibles para el packaging de sus productos.

Apple patenta su último invento: una bolsa de papel

De todos modos, la obsolescencia programada termina relegando al ostracismo y al desuso los gadgets de la marca de Cupertino. Con el fin de visibilizar la importancia del reciclaje y la reutilización, así como del disfrute de la naturaleza y la desconexión tecnológica, un artista francés ha lanzado la colección Plant your Mac! 

Para dotar a los antiguos artilugios de Apple de una nueva utilidad y una atractiva apariencia visual, evitando que se transformen en desechos tóxicos, Monsieur Plant construye pequeños ecosistemas naturales en los diferentes modelos clásicos de ordenadores Mac, tal y como puedes observar a continuación.

 

Monsieur Plant ha lanzado su colección Plant your Mac

Modelos clásicos de Apple resucitados en arte biológico

Para muchos usuarios estas piezas antiguas de la compañía presidida por Tim Cook son auténticas obras de coleccionismo, pero Christophe Guiner ha decidido darles una vuelta de tuerca para reivindicar la importancia de estar en contacto con la naturaleza, cuidar los tesoros del medio ambiente y no ser gobernados por la tecnología, apostando por la sostenibilidad y la reutilización de materiales. 

Para ello, el artista galo se ha servido de modelos tan emblemáticos de la tecnológica como un Powerbook de 1991, un Power Macintosh de 1996 o un Macintosh Classic de 1990. Con altas dosis de imaginación, ha aprovechado el diseño concreto de cada dispositivo para transformar cada ordenador de Apple en un jardín en miniatura. Todo un ejemplo de arte orgánico aplicado a la tecnología bajo un criterio ecológico.

Puedes ver la colección completa en la página web del artista.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.