Ciber Cultura

El MIT construye un ‘guepardo robótico’

guepardo
Escrito por Marcos Merino

Investigadores del MIT consiguen reproducir el particular mecanismo de salto de los guepardos e implementarlo en robots.

La velocidad y la agilidad son características propias del guepardo, el animal terrestre más rápido sobre la faz de la Tierra, capaz de acelerar hasta 29 metros por segundo con tan sólo un par de zancadas. Pero ahora, un grupo de investigadores del MIT han desarrollado un algoritmo de salto y lo han implementado con éxito en un “guepardo robótico” (un robot de 4 patas con un peso similar al de su contrapartida felina). En experimento en pista cubierta, el robot fue capaz de correr hasta 4,5 m/s y de mantener la carrera incluso tras salvar un obstáculo. Los investigadores mantienen que serán capaces de hacer que la actual versión del robot alcance los 13,5 m/s.

La clave del algoritmo se encuentra en la forma en que programa cada una de las piernas del robot para ejercer una cierta cantidad de fuerza en la fracción de segundo durante la que golpea el suelo, lo que le permite mantener una velocidad dada: cuanta mayor velocidad se desea, más fuerza se debe aplicar para propulsar al robot. Según el profesor asociado de ingeniería mecánica del MT, Sangbae Kim, esta forma de controlar la fuerza durante la carrera no difiere demasiado de la ejercida por velocistas de talla mundial como Usain Bolt.

“La mayoría de los robots son lentos y pesados, y por lo tanto no pueden controlar la fuerza en situaciones de alta velocidad. Eso es lo que convierte al guepardo del MIT en algo tan especial”. Kim añade que lo que convierte a este robot en un modelo tan “estable, ágil y dinámico” es precisamente su capacidad para controlar la fuerza que ejerce en ese breve instante de contacto con el suelo. A este control contribuye su motor eléctrico de diseño personalizado desarrollado por el profesor de ingeniería eléctrica del MIT Jeffrey Land, y por los amplificadores diseñador por David Otten, ingeniero principal del Laboratorio de Investigación en Electrónica del MIT. La combinación de estos mecanismos con las patas de diseño bioinspirado es lo que hace posible su funcionamiento sin necesidad de contar con sensores de fuerza.

Kim y sus colegas Hae-Won Park y Meng Yee Chuah presentarán sus avances en la Conferencia Internacional del IEEE sobre Robots y Sistemas Inteligentes que tendrá lugar este mes en Chicago.

Imagen | José-Luis Olivares / MIT

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.