Entretenimiento

Los ‘piratas’ aún tienen opciones de gobernar Islandia

Escrito por Marcos Merino

Pese a que las encuestas que les daban la victoria fallaron ostensiblemente, podría favorecerles la incapacidad de otros partidos para llegar a acuerdos.

El pasado 29 de octubre tuvieron lugar las elecciones parlamentarias en Islandia, que se saldaron con una victoria del centroderechista Partido de la Independencia (29% de los votos). En los meses anteriores, muchas de las encuestas publicadas habían apuntado la posibilidad de una sorprendente victoria del Partido Pirata, que finalmente no tuvo lugar: el 14,5% de votos de la formación anti-establishment no fue superada únicamente por el centro-derecha, sino también por el Mov. de la Izquierda Verde (15,9%). Sin embargo, eso no significa que los piratas islandeses no estén a tiempo de gobernar el país.

Y es que tras las elecciones, y ante la imposibilidad de contar con un gobierno en solitario, el jefe del estado islandés (el presidente Guðni Jóhannesson) encargó a los ganadores que liderasen las negociaciones para la formación de gobierno: el Partido de la Independencia trató de llegar a un acuerdo con liberales y centristas que finalmente no fue posible rubricar. Jóhannesson encargó entonces al Mov. de la Izquierda Verde que liderase las negociaciones, intentando esta formación formar un gobierno ideológicamente amplio formado por hasta cinco partidos. Tras el definitivo fracaso de esta opción hace unos días, y la negativa de los dos primeros partidos a formar una gran coalición, Jóhannesson optó por encargar la formación de gobierno al tercer partido del Parlamento: el Partido Pirata.

El presidente islandés hizo oficial el encargo tras reunirse el viernes con la líder parlamentaria del partido, la activista pro-transparencia Birgitta Jónsdóttir. “Me reuní con los líderes de todos los partidos y les pregunté su opinión acerca de quién debería dirigir las conversaciones. Después de eso, convoqué a Jónsdóttir”, explicó luego el presidente islandés. La líder pirata ha afirmado ser “optimista” sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo de gobierno. Aunque está lejos de tener garantizado el éxito, representa una nueva oportunidad para su joven partido de implantar su programa basado en el aumento de la democracia directa y la transparencia, y que contempla medidas como una nueva Constitución participativa o el ofrecimiento de asilo político a Edward Snowden.

Vía | Boing Boing

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.