Ciber Cultura

Los mejores países para trabajar fuera de España

trabajar fuera de espana

En 2014, más de 78.000 españoles emigraron fuera de España para poder tener un empleo digno. La profunda crisis económica que enfrenta nuestro país, unida a la altísima tasa de paro que asola a los desempleados, especialmente a los de larga duración y a los jóvenes, ha hecho que muchos profesionales hayan decidido hacer las maletas e irse a otros países.

Alemania, Reino Unido o Latinoamérica con sólo algunos de los destinos preferidos por los emigrantes para emprender su nueva vida. Pero, ¿son los mejores lugares para emigrar? ¿Cuáles son los países con mayores salarios? ¿Y con mejor nivel de vida? ¿En cuáles se requieren más ingenieros o más financieros? Analizamos algunos criterios (objetivos y subjetivos) para ayudarte a elegir un país donde encontrar la oportunidad laboral que tanto se resiste en España.

Los diez países con sueldos más altos

A la hora de buscar trabajo en el extranjero, uno de los criterios que más peso tienen (si no el que más) es el salario. En ese sentido, España no destaca especialmente por pagar extraordinariamente bien a sus trabajadores, ni cualificados ni de baja preparación, con lo que otras naciones tienen una ventaja competitiva muy grande a la hora de atraer a nuestro talento con cifras insólitas dentro de nuestras fronteras.

En ese sentido, el Banco Mundial publica todos los años una selección de los diez países con los sueldos medios más altos, una lista que suelen copar –con escasas variaciones- estados como Luxemburgo, Noruega, Suiza, Macao (China), Australia, Dinamarca, Suecia, Canadá, Singapur (donde la renta per cápita supera los 70.000 dólares anuales) o Estados Unidos.

Estas cifras coinciden, en parte, con las ofrecidas por la página web Therichest.com, la cual señala a Estados Unidos como el país con ingresos anuales más generosos (38.855 euros), seguido de Irlanda (37.900 euros), Luxemburgo, Suiza o Australia, estos dos últimos reduciendo su salario medio hasta los 32.300 euros.  Reino Unido y Canadá rondan un sueldo medio de 30.000 euros, superando a Noruega o Corea del Sur (28.600 euros) y los Países Bajos (26.800 euros).

En busca de una mejor calidad de vida

Sin embargo, no todo en la vida es dinero. Dejando a un lado la vertiente filosófica de esa afirmación, lo cierto es que no siempre los países con salarios más altos son los que ofrecen la mejor calidad de vida. Y es que, algunos de los países o regiones emergentes que figuran entre los países con mayores sueldos no cuentan con un sistema ni sanitario ni educativo a la altura, por citar sólo algunas deficiencias.

Estas son las 50 mejores empresas para trabajar en España en 2016

Así pues, y mientras que muchas naciones de Oriente Medio (a excepción de los Emiratos Árabes Unidos) pueden ofrecer unos emolumentos más que impactantes a determinados profesionales de alto nivel, lo cierto es que sus restricciones a la libertad individual, su extrema desigualdad, los problemas de seguridad y la mala calidad de sus servicios públicos los hacen desaparecer de la clasificación en cuanto a calidad de vida se refiere.

Así, si el trabajador lo que busca fuera de nuestras fronteras es un país que le garantice un buen Estado del Bienestar y unas garantías públicas ‘top’, los lugares que debe contemplar para emprender su nueva vida son Suiza, Alemania, Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Austria, Canadá o Estados Unidos. Desaparecen de la lista de futuribles países como Reino Unido o Irlanda, cuyo alto coste de la vida complica mucho la existencia a las clases más bajas, así como Corea del Sur o Singapur.

oficinas

Dime quién eres y te diré dónde trabajar

A la hora de buscar un nuevo trabajo fuera de España también importa, y mucho, qué estudios tenemos y cuál es el área de actividad en que nos movemos. En función de estos parámetros, existen mejores oportunidades para ese tipo de profesionales en uno u otros países, ya que no todos priman del mismo modo a todos los trabajadores ni demandan todos los perfiles de la misma manera.

Así, los profesionales relacionados con las TIC y la ingeniería gozan de un grandísimo respeto y de buenas oportunidades laborales en países como Canadá, Chile, México, Singapur o Alemania.  A su vez, Irlanda y Reino Unido también demandan muchos desarrolladores e ingenieros pero lo que más necesitan son profesionales de contrastada experiencia en el terreno financiero y de los servicios.

La ventaja de trabajar en la Unión Europea

Una cuestión fundamental para trabajar fuera de España es comprobar qué podemos hacerlo, legalmente hablando. En concreto, hemos de cerciorarnos de que contamos con todos los visados y permisos necesarios para poder empezar a trabajar en el país de destino –o para buscar empleo allí durante algún tiempo-, así como que nuestras titulaciones cuenten con validez oficial en dicho lugar.

En ese sentido, cada país tiene una regulación distinta, habiendo aquellos que tienen restricciones a la entrada de trabajadores extranjeros a su territorio hasta los que permiten un determinado plazo de tiempo para encontrar un trabajo en ese país. Otros, en cambio, sólo permiten que un nuevo profesional acuda a su país si ya cuenta previamente con un contrato laboral, que se ha tenido que buscar previamente desde España.

Trucos para trabajar mejor desde casa

Por todas estas complejidades y heterogeneidad en la gestión, lo más práctico y sencillo es elegir un destino dentro de la Unión Europea, ya que dentro de las fronteras comunitarias (y salvo que mucho cambien las cosas), podemos desplazarnos con total libertad a cualquier otro país sin necesidad de ningún otro documento salvo nuestro carné de identidad. De este modo, no estaremos sujetos a ningún tipo de regulación específica ni solicitar ningún permiso, más allá de regularizar nuestra posición con la Seguridad Social y la Hacienda correspondiente una vez comencemos con la actividad laboral.

Asimismo, y desde la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior, todas las titulaciones universitarias de Europa están convalidadas de forma automática, con lo que no tendremos que superar ningún otro trámite más allá del reconocimiento por parte de las autoridades locales.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.