Entretenimiento

Los empleados de Disneyland tienen que seguir esta peculiar regla

disney personajes

Hay 14 parques Disney repartidos por el mundo, pero hay una regla común que tienen que seguir todos los empleados de Disneyland estén donde estén. Y no es transmitir emoción a los visitantes, eso ya es inherente a su labor y parte de la filosofía de Disney

Si alguna vez has visitado alguno de los 14 parques Disney que hay en el mundo probablemente te hayas visto demasiado envuelto en la magia y emoción para fijarte en cualquier cosa que no fueran los castillos o míticos personajes de nuestra infancia.

Eso si, hoy nos vamos a centrar en las personas detrás de los disfraces de Mickey Mouse o majestuosos vestidos de princesa: los empleados de Disneyland. Además de transmitir emoción y empatía, una requisito indispensable para conseguir un trabajo en Disney, los empleados de Disneyland tienen que seguir una peculiar regla: jamás pueden señalar a alguien o algo con solo un dedo, deben hacerlo con dos dedos o toda la mano, informa Business Insider.

No usan toda la mano para señalar por qué no tengan movilidad detrás de los guantes, y tampoco pretenden que sea un saludo majestuoso. Esta regla se impuso por la cantidad de distintas nacionalidades que visitan el parque temático cada día del año.

En muchas culturas señalar con un dedo es inapropiado. Sin irnos más lejos, en Europa no es de buena educación señalar a alguien, pero si nos vamos a China, Japón, Indonesia o Latinoamérica se convierte en un gesto ofensivo. Así, en muchos países africanos solo está permitido apuntar con un dedo a objetos inanimados, jamás a personas.

Las 15 palabras secretas que utilizan los empleados de Google

Eso si, tampoco se descarta que este gesto particular de los empleados de Disneyland no lo hayan heredado de su creador: Walt Disney. Hay muchas fotografías de Disney paseándose por los parques temáticos en obras apuntando con dos dedos; se discute si era por qué llevaba un cigarro en las manos que posteriormente borraron con Photoshop, o si el empresario detrás del imperio Disney simplemente era un hombre correcto y educado.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!