Ciber Cultura Tendencias

Los beneficios de la piratería en países subdesarrollados

4870968377_bdae294be8_b
Escrito por Marcos Merino

Allí donde el acceso a la cultura es deficiente a causa del subdesarrollo y/o el totalitarismo, la piratería mejora el índice desarrollo humano.

En los países occidentales la piratería de material audiovisual es vista, frecuentemente, como una simple herramienta al servicio del ocio, un medio para acceder sin permiso a los últimos éxitos de Hollywood. Pero, cuando nos alejamos de las naciones más desarrolladas, el acceso a dicho material toma un nueva connotación: allí donde la educación pública y las redes de distribución cultural son deficientes, la piratería se convierte en un medio ineludible para reunir y difundir el conocimiento. En muchos países (por ejemplo, africanos), sencillamente no existen vías legales para acceder a determinado software o a libros educativos. Por eso, pese a que la piratería está siendo perseguida por los grandes estudios y fabricantes de software, se impone la necesidad de analizar su faceta positiva: el fomento de la cultura en países en vías de desarrollo.

Según un estudio (“The Impact of Software Piracy on Inclusive Human Development: Evidence from Africa”), impulsado por el Instituto Africano de Gobernanza y Desarrollo y elaborado por Simplice A. Asongu (miembro de dicha entidad) y por Antonio Rodríguez Andrés (de la Universidad Camilo José Cela) elaborado con datos recogidos a lo largo de 10 años -entre 2000 y 2010- en 11 naciones africanas, aquellos países que implementan leyes más estrictas de protección del copyright ponen en riesgo el flujo de material cultural y educativo, agravando de este modo el problema que representan sus malos datos de alfabetización.

Concretamente según los autores de este informe, “la adopción de marcos legales rigurosos para los derechos de autor apretados puede afectar negativamente al desarrollo humano a causa de la disminución de la tasa de alfabetización y la restricción de la difusión del conocimiento”. Pero también dejan claro que la piratería viene a ser ‘un parche’, y que cuando un país empieza a desarrollarse (y a mejorar, así, su educación y comercio) dichos marcos legales no se vinculan necesariamente con peores datos en el Índice de Desarrollo Humano.

Otro estudio, también elaborado por Simplice A. Asongu y publicado el pasado mes de agosto, mostraba evidencias de un efecto positivo de la piratería en la economía del conocimiento en el continente africano, gracias sobre todo a la distribución ilegal de publicaciones científicas. La suma de ambos datos respaldan la existencia de una relación causal entre la piratería y el aumento de las tasas de alfabetización.

A eso se suma un tercer informe, elaborado por un funcionario de la ONU en Kenia y difundido por el portal TorrentFreak, que incluye fragmentos como este: “Me preocupa la acción contra library.nu [una web de e-books cerrada por vulnerar los derechos de autor]. El sitio resultaba particularmente útil para gente que, como yo, trabaja en Nairobi… una ciudad con sólo cuatro tiendas que únicamente ofrecen best sellers“.

Pero la pobreza no es siempre el único obstáculo que puede ayudar a superar la piratería. Recordemos que, ya en 2012, InterMedia publicó un informe llamado “A Quiet Opening in North Korea” (“Una silenciosa apertura en Corea del Norte”) en el que abordaba los efectos beneficiosos de la piratería sobre el acceso a la información en un país que constituye uno de los ejemplos más crueles de totalitarismo a día de hoy.

Imagen | Gary Denham

 

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.