Entretenimiento

Los 11 libros más raros de la historia

Los 11 libros más raros de la historia

Nos salimos de las estanterías convencionales de las librerías y echamos un vistazo a las obras más torcidas, extrañas y curiosas de la literatura. En ellas encontrarás desde lenguajes inventados a letras del abecedario totalmente ausentes.

Puede que siempre tengas hambre de un buen libro, que te conozcas todos los nuevos talentos de la novela nórdica al dedillo, que nunca te aburras con un best-seller en la mano, no puedas vivir sin tus autoras de poesía favoritas, devores manuales de negocios para sacar tu proyecto a flote o sencillamente, los libros sean los mejores amigos que te acompañan en viajes, bolsos y mochilas y siempre te esperen en la mesita de noche. Pero, ¿conoces algunos de los libros más raros del mundo?

10 libros para resetearte y aumentar tu creatividad

A continuación encontrarás las obras imperfectas de genios incomprendidos, locuras plasmadas en papel que valen un ojo de la cara, nuevos lenguajes inventados para mundos ficticios y códices que ni siquiera los mejores criptógrafos del mundo han logrado descifrar. Puede que no quieras leerlos al completo, pero seguro que te pica la curiosidad sobre ellos. ¿De qué diablos van? ¿Dónde surgiría la idea de su creación? Estos son once de los libros más raros del mundo. 

11 de los libros más extraños jamás escritos

  • Manuscrito Voynich: Puedes descargar este ejemplar en formato digital, escrito entre 1450 y 1520, en alguna región del norte de Italia. Su autor es desconocido y el libro, una de las obras más misteriosas jamás escritas. Su lenguaje completamente nuevo no ha podido ser descifrado y además, las plantas que aparecen no forman parte de la vegetación terrestre conocida, mientras que los símbolos astrologícos o alquímicos tampoco tienen equivalencia. El enigma sigue sin resolverse a día de hoy: se especula con que sea un texto cifrado de carácter científico e incluso algunos hablan de origen extraterrestre. El libro se divide en varias secciones: Herbario/Astronomía/Biología/Cosmología/Farmacéutica/Recetas
Manuscrito Voynich

Imagen | Fragmento del Manuscrito Voynich

  • Gadsby: Escrito por Ernest Vincent Wright Gadsby, se trata de una novela escrita en inglés de 50.000 palabras que no usa la letra “e”, salvo en el nombre del escritor en la portada. La peculiaridad reside en el formato mientras que la trama es más convencional: un tipo llamado John Gadsby organiza a un grupo de jóvenes para revitalizar su ciudad natal. La falta de “e” en todo crea algunas elecciones de palabras verdaderamente extrañas, como cuando Wright tiene que describir una boda sin usar las palabras “boda”, “casado”, “novia” o “matrimonio”. Lo puedes encontrar en plataformas como Amazon.
  • La balada de los ahorcados: Esta obra poética es uno de los libros más raros del mundo y fue creada por François Villon, uno de los más brillantes poetas franceses del siglo XV, truhán, vividor, jugador, ladrón y asesino. Su obra más célebre es este impresionante poema al que precede una historia que pone los pelos de punta. Fue escrito en una prisión parisina la noche antes de morir ahorcado. Se trata de una bella y desgarrada oda con tintes épicos cuya última frase termina con este mítico verso: “Mañana al fin sabré lo que mi culo pesa”. 
  • A pickle for the knowing or plain thruth in a homespun: Si eres capaz de acabarla, habrás logrado una proeza. Esta obra escrita por un comerciante británico llamado Timothy Dexter en 1802 constiste en una autobiografía, en la que el autor también reflexiona sobre política, religión o el matrimonio. La rareza viene a continuación: el libro cuenta con 8.847 palabras y 33.864 letras, escritas sin ningún signo de puntuación, y con las mayúsculas insertadas de forma aleatoria. Distribuida en un comienzo como regalo su creciente popularidad llevó a la publicación de hasta ocho ediciones. Ante la protesta de varios lectores debido a la dificultad de leer sin signos de puntuación, la segunda edición contó con una página extra con trece líneas de signos de puntuación para que los lectores condimentasen el texto a su gusto.
  • Codex Seraphinianus: Escrito por el artista italiano, arquitecto y diseñador industrial Luigi Serafini entre 1976 y 1978, este magnético códice es la enciclopedia de un planeta desconocido, escrita a mano en un lenguaje totalmente inventado por su autor, cuyo propósito es plasmar la curiosidad de un niño cuando hojea el libro de un adulto. La obra ilustra por completo el planeta desconocido, mostrando toda clase de figuras, gastronomía, tecnología, vestimenta o pueblos. Sus interpretaciones son infinitas y la sátira hacia nuestro mundo, afilada.
ste singularísimo libro parece imitar al anterior. Pero su autor sí es conocido. Se trata del artista italiano, arquitecto y diseñador industrial Luigi Serafini. Lo realizó en 30 meses, entre 1976 y 1978. Parece ser la enciclopedia de un planeta desconocido, y está escrita a mano en un lenguaje totalmente inventado por su autor. Según él, con aquella lengua pretendía crear en el “lector” la sensación que tiene un niño cuando ve los libros de los adultos y no comprende nada pero sabe que todo aquello tiene sentido para los mayores. Y realmente lo logra. Las ilustraciones muestran un despliegue imaginativo asombroso de figuras, tanto abstractas como surrealistas. Vale la pena detenerse a mirar estas imágenes salidas de la más estrambótica fantasía. Podremos aprender todo sobre este planeta X: su mundo animal, mineral, vegetal y humano (éste último nos enseñará sus pueblos, costumbres, vestidos, gastrononía, tecnología, etc.) Luigi Serafini nos propone todo un universo complejo, indescifrable pero extraordinario. ¿Un juego? Puede ser. Un juego, a veces divertido, y otras estremecedor. Un jeroglífico desconcertante en el que adivinamos la sátira feroz hacia nuestro propio mundo. Un libro que oculta el significado de lo que describe, pero que a la vez nos ofrece la posibilidad de que lo inventemos nosotros. Por lo tanto, estamos ante una obra abierta, de infinitas interpretaciones, una por cada persona que la mira. Algo así como la misma vida..

Imagen | Códex Seraphinianus

  • Alphabetical Africa: Esta novela de 1974 lleva la firma de Walter Abish. El primer capítulo (“A”) contiene únicamente palabras que comienzan con la A, el segundo, (“B”), incluye palabras que comienzan por la B y también por la A. Cada capítulo agrega una letra siguiendo el orden del alfabeto y así sucesivamente hasta el capítulo 27, (“Z”), donde quedan permitidas las palabras que comienzan por cualquier letra del alfabeto. Después, vuelta atrás. Las palabras que empiezan por Z, Y, X, W, se desvanecen hasta volver nuevamente al capítulo “A”. Deberás leerla en inglés para que no pierda su sentido.
  • Aventuras de un átomo japonés: El título promete, ¿eh? Escrita por Tobías Smollett, uno de los maestros más importantes de la literatura picaresca británica del siglo XVIII, nos sumerge en las aventuras de un átomo que viaja de Japón a Inglaterra en el cuerpo de un marino, pasando un huesped a otro. Se introducirá en la parte más escabrosa de la sociedad de su tiempo, visitando burdeles, cárceles, tabernas y psiquiátricos, proporcionándote un cóctel de escatología, muerte, sexo y risa. 
  • Smithfield Decretals: De buenas a primeras, parecería un libro de derecho canónico encargado por un pontífice. Nadie sabe qué tipo de sustancias psicotrópicas o bebidas espirituosas pudieron ingerir los monjes del siglo XIII para ilustrar los textos ordenados por el Papa Gregorio IX de esta manera: conejos gigantes asesinos, un Yoda del medievo, terroríficos monstruos e imágenes inquietantes pueblan este manuscrito.
Libros raros del mundo

Imagen | Smithfield Decretals

  • Lecciones de baile para una edad avanzada: Bohumil Hrabal se aproxima en esta extraña novela a varias mujeres que toman el sol para hablar sobre su vida y relatar sus aventuras como zapatero y sus conquistas románticas. Lo peculiar es que el libro no tiene demasiado sentido y literalmente, toda la novela es una frase. Si te apetece leerlo, puedes encontrarlo en inglés en el siguiente enlace.
  • Libro de Soyga: Esta obra del siglo XVI que trata de magia y ocultismo está escrita en latín y también en otro código que no ha podido ser descifrado. En ella encontrarás todos los métodos más efectivos para conjurar demonios y otras prácticas de nigromancia, una rama de la magia negra, que consiste en la adivinación del futuro mediante la consulta de las vísceras de los muertos y la invocación de sus espíritus, y cuyo origen se remonta a la tradición mística y sobrenatural de culturas como la egipcia, la mesopotámica o la persa. Fue propiedad del ocultista inglés John Dee, uno de los principales consultores de la reina Isabel I. Tras años desaparecido, fue encontrado en 1994 en la Biblioteca Británica.
  • Codex Gigas: También conocido como códice del Diablo o Códice de Satanás, es un antiguo manuscrito medieval en pergamino creado a principios del siglo XIII y escrito en latín por el monje German el Recluso del monasterio de Podlažice. En su época se consideró la octava maravilla del mundo por su gigantesco tamaño de 92 × 50,5 × 22 centímetros que lo convierten en el manuscrito medieval más grande conocido. Tiene 624 páginas, pesa 75 kilos y la leyenda dice que su autor, condenado a ser emparedado vivo, propuso a cambio de ser perdonado crear una obra monumental que contuviese la Biblia entre más conocimientos. Satanás ayudó al creador a escribir la obra poniendo como condición que su imagen apareciese.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.