Entretenimiento

Lengua y tecnología se dan la mano en Lenguando

Escrito por Redacción TICbeat

Los próximos días 12 y 13 de octubre se celebran en La Industrial de Malasaña las jornadas de Lenguando, un encuentro entre profesionales del lenguaje y la comunicación en el que las nuevas tecnologías son las invitadas.

Que las nuevas tecnologías están cambiando nuestra manera de comunicarnos es una realidad. Sobre esta relación nueva y parece que prolífera entre lengua, comunicación y tecnología se asientan las jornadas de Lenguando, el evento que se celebra durante los días 12 y 13 de octubre en La Industrial de Malasaña, una antigua fábrica de hielo en el corazón del mítico barrio madrileño reconvertida ahora en un centro de coworking.

Organizado por Molino de Ideas, empresa especialista en el procesamiento del lenguaje natural y la tecnología lingüística; Cálamo&Cran, referente en servicios editoriales y de corrección, y el conocido divulgador de la lengua Xosé Castro, además presentador de televisión, guionista, traductor e intérprete, el evento tendrá como lema ‘Conectados por la lengua’ y será un encuentro de diferentes perfiles de profesionales relacionados con el mundo del lenguaje y la comunicación en el que la lengua y sus aplicaciones prácticas serán protagonistas. Conferencias y talleres que girarán en torno a los nuevos medios, la edición de textos, herramientas de corrección, ebook y texto digital, diseño de apps, recursos para el aula, enseñanza del español y comunicación oral.

En TICBeat hemos tenido la oportunidad de contactar con una de las ponentes y responsables de Lenguando, Gloria Gil, que amablemente ha contestado a algunas de las cuestiones que relacionan lenguaje y nuevas tecnologías en un marco aún novedoso y por explorar que será también leitmotiv de las jornadas.

TICbeat (TB): ¿Son las nuevas tecnologías un enemigo del lenguaje o una excusa para reinventarlo y fortalecerlo?

Gloria Gil (GG): En absoluto son un enemigo. La tecnología es una herramienta y las herramientas sirven para mejorar lo que ya tenemos, para hacerlo más fácil, más accesible o más universal. Eso implica cambios y los cambios no siempre son fáciles. Precisamente el lenguaje, las lenguas, que es algo vivo, en constante cambio y movimiento, no puede quedarse estático. Nada es enemigo de nada, sino complementario. La tecnología puede estar al servicio de la lengua como lo está de la medicina o del deporte, por ejemplo.

TB: Cambia la forma de comunicarnos, ¿debe cambiar el mensaje?

GG: Parece algo obvio. La forma de comunicarnos lleva cambiando desde que el mundo es mundo. Yo me imagino a las primeras personas que hablaran por teléfono, quizá tuvieron dificultades para hacerse entender sin ser vistos. Pero los seres humanos, que somos animales que nos comunicamos por naturaleza, siempre encontramos una solución. Y, muchas veces, esa solución es adaptar el mensaje al medio que tenemos.

TB: ¿Cuál es su opinión como docente y como lingüista sobre las nuevas tecnologías como herramienta de aprendizaje para estudiantes

GG: Como comenté antes, la tecnología no es un ente independiente. Es un apoyo a nuestras labores en el aula. ¿Por qué no ayudarnos de todo lo que tenemos a nuestro alcance si funciona? Al igual que la sociedad, la educación también debería avanzar y, sin embargo, las aulas han cambiado muy poco desde hace décadas. Otra cosa es que perdamos la cabeza y creamos que por usar la tecnología el aprendizaje va a ser eficaz sí o sí.

TB: ¿Podemos hablar ya de un lenguaje oral, uno escrito y otro online?

Creo que el lenguaje online es, quizá, una mezcla de oral y escrito: se trata de un lenguaje escrito (en mensajes de móvil, correos electrónicos, blogs…) que se asemeja al oral porque pretende ser cercano. El lenguaje escrito siempre se ha considerado el formal, mientras que el oral, el más informal. Tal vez el online sea un híbrido. Y con informal no quiero decir incorrecto o vulgar, que no es lo mismo.

lenguando-conecta-experimentaTB: ¿Hasta qué punto cree que los desarrolladores de aplicaciones están concienciados de la importancia de un mensaje claro y bien construido?

GG: Creo que todos los hablantes tienen una conciencia lingüística. Da igual su profesión, todos queremos dar una buena imagen. Y la manera que tenemos de comunicarnos es imagen. Además, parte de su trabajo consiste en que sus herramientas sean entendibles y claras, no pueden permitirse el lujo de descuidar el mensaje.

TB: ¿Cuáles son los desafíos que la revolución tecnológica está planteando actualmente a la lengua?

GG: Creo que más que a la lengua, el desafío se lo plantea a los hablantes. La lengua es también una herramienta que está al servicio de los hablantes. ¿Estamos preparados para adaptarnos a los cambios? Esto no significa hacer lo que nos dé la gana, pero los nuevos canales de comunicación (móviles, redes sociales…) están cambiando nuestros mensajes.

Por ejemplo, en un blog no podemos escribir como en un periódico, el tiempo que pasamos en una página web es más breve por tanto hay que ser más directo, resaltar la tipografía, etc. Otra cosa muy interesante es el hecho de querer ser encontrados por los buscadores de Internet. Esto también modificará nuestra manera de escribir dando prioridad a los contenidos más buscados, por ejemplo. En mi opinión, creo que ha llegado la hora de ser más constructivos con la lengua, este momento nos está enseñando que hay que abrirse a nuevas posibilidades. La lengua siempre ha estado cambiando, solo que ahora cambia más rápido. ¡Y cada vez más!

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.