Entretenimiento

Lecciones que puedes aprender de Virginia Woolf en su aniversario

Virginia Woolf aniversario

Google celebra hoy en su Doodle el nacimiento de Virginia Woolf. La autora que revolucionó las letras del siglo XX, era además una pionera de las teorías feministas. Te hacemos un repaso por las principales lecciones que aprender de la autora.

El 28 de marzo de 1941, la escritora inglesa Virginia Woolf se introducía en el río Ouse con los bolsillos plagados de piedras y se dejaba morir. Tenía 59 años y el único motivo aparente para esto era una extremada sensibilidad que le hacía sentirse alejada y excluida del mundo que habitaba.

Más allá de eso, se había convertido en toda una escritora y su pensamiento se erigía como uno de los más actuales, revolucionarios y profundos de las letras de aquella época.

Los mejores libros de 2017 para leer y regalar

Hoy Virginia Woolf habría celebrado su 136 cumpleaños, y sus libros siguen acaparando puestos en las listas de las mejores novelas del pasado siglo. Y es por todo ello que Google le rinde homenaje dedicándole su nuevo Google Doodle.

Pero qué convierte a Virginia Woolf en un icono que cruza mucho más allá del terreno de lo meramente literario. Su influencia ha sobrevivido mucho más allá de su vida, y ha servido no solo para impulsar las posibilidades estructurales de la literatura.

El monólogo interior

Sus personajes y sobre todo la corriente de pensamientos que de estos manaba en sus libros han probado como el contenido de la mente de una persona podía ser tan convincente y poderoso como el mundo que nos rodea.  Su peculiar manera de concebir la forma de narrar fue toda una revolución. Como también lo fue su propia figura.

Virginia Woolf siempre ansió ampliar sus perspectivas de estilo más allá de la narración al uso. Y con este afán de renovación consiguió crear lo que se conoce como monólogo interior: hilos conductores guiados por el proceso mental del ser humano. Sus páginas están repletas de pensamientos, consciencia, visiones y deseos que manan de la mente y las impresiones de los personajes y que de esta manera hacen avanzar el relato.

doodle google

Google celebra el nacimiento de Virginia Woolf

Un estilo que definiría por completo, no solo la prosa modernista de aquel momento, sino que junto a su homólogo y contrario James Joyce, (la forma de escribir de Joyce nunca fue aceptada por la sensibilidad de Woolf) quien casualmente nació y murió en los mismos años, marcarían un antes y un después en la forma de concebir la literatura.

Su primera gran novela, El cuarto de Jacob, publicada en 1922 por Hogarth Press, la editorial que fundó junto a su marido Leonard Woolf, ya mostraba claros ejemplos de este personal estilo que tuvo uno de los mayores éxitos en La señora Dalloway.  Publicado tres años después, es sin duda una de las obras más reconocidas de la autora que ya contó en aquella época con el éxito que acarrearía después.

Las doce horas en que transcurre la novela sirven como escenario para avanzar por la mente y la personalidad de Clarissa Dalloway al mismo tiempo  que dibujan toda una época marcada por la guerra, las clases sociales y el papel de una mujer que comienza a querer ser algo más que el apellido de su marido.

Visionaria feminista

Y es este otro punto esencial de Woolf que ha conseguido convertirla en todo un icono actual y que ha dejado todo un pensamiento del llamado empoderamiento de la mujer muchos años antes de que este tuviera tal relevancia.

En la época del #Metoo , en el año que pasará a la historia como el punto en el que las mujeres decidieron decir basta y alzar su voz ante la opresión, el abuso y la supremacía masculina, Virgina Woolf se dibuja en el mapa como una pionera de movimientos como ahora el Time’s Up.

La escritora siempre se enorgulleció de haber sido autodidacta. No fue a la universidad y todo su conocimiento y cultura manaba de su propio esfuerzo y de las relaciones sociales de las que se rodeó, tanto de su familia como del movimiento intelectual conocido como Bloomsbury.

virginia woolf

Y en una época donde aún las mujeres debían pedir permiso para poder cursar estudios superiores o trabajar, ella consiguió convertirse en una voz de referencia dentro del marco del pensamiento.

Revolucionó el mundo de la literatura, escribió artículos, opinó de los temas que movían el mundo en aquel momento y alzó la voz para animar a las mujeres a conseguir lo que anhelaban.

En Una habitación propia, publicado en 1929 es el ejemplo claro de esta mentalidad.

En este ensayo la escritora plasmó en papel una serie de conferencias que había ofrecido en los colleges femeninos de Cambridge. “Les dije suavemente que bebieran vino y que tuvieran una habitación propia”, confesaba la autora en su diario al respecto.

Una obra en la que podría decirse que  Woolf marcaba las bases del feminismo actual y cuyas palabras pronunciadas hace casi cien años  siguen teniendo hoy día sentido y vigencia.

En estas charlas más tarde convertidas en libro, Virgina Woolf examinaba el papel femenino en la Literatura y cómo la falta de oportunidades y las limitaciones de su sexo eran la única respuesta a la baja presencia de mujeres en el mundo del arte.

“Es fatal que quien escribe piense en su sexo. Es fatal ser pura y simplemente un hombre o una mujer; hay que ser mujer viril u hombre mujeril… Hay que dejar la mente abierta de par en par, si queremos tener la sensación de que el escritor comunica su experiencia con plenitud perfecta”.

De esta manera, Woolf visionaria de las teorías más actuales de hoy en día, animaba a los lectores y autores a dejar de establecer la distinción entre literatura de hombres y mujeres y a fusionar la mejor parte de ambos en un solo elemento, la voz del escritor.

Las Silence Breakers, Persona del año 2017 según la revista Time

Pero más allá de eso, esta figura que sabía las dificultades extra que conllevaba alcanzar el éxito literario en un mundo de hombres, reveló a las mujeres una sencilla verdad: Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción. Debe poder cerrar una puerta a sus obligaciones femeninas y contar con la independencia que proporciona el dinero para poder luchar en el campo de batalla de la masculinidad.

Es por todo ello que en su aniversario,  Google nos invita a celebrar a una figura esencial del pensamiento moderno, que más allá del placer de sus textos imprime a los seguidores de su figura lecciones de liderazgo, fuerza de voluntad y el coraje de ser capaz de luchar por lo que uno ansía y desea.

Foto de portada | Independent

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.