Entretenimiento

Las restricciones comerciales y de emisión de los Juegos Olímpicos

restricciones-emisión-redes-sociales-y-medios-en-juegos-olímpicos
Escrito por Lara Olmo

GIFS y hashtags prohibidos, patrocinadores de deportistas excluidos, derechos de emisión… Los Juegos Olímpicos incluyen una amalgama de restricciones que afectan a marcas, medios y redes. Te las contamos.

Las olimpiadas no son ningún juego. Y si no que se lo digan a las marcas, patrocinadores y medios de comunicación, a los que el Comité Olímpico Internacional ha puesto (aún más) restricciones a la hora de hacer referencia y generar contenido entorno a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El COI siempre ha sido restrictivo en cuanto al material que puede utilizarse sobre los JJ.OO., pero para los de Río 2016 dichas limitaciones van mucho más allá, con especial hincapié en el formato vídeo. Con las dos nuevas normativas incluidas en el reglamento de transmisiones del certamen, entre otras cosas, queda prohibido el uso de hashtags, Vines y aplicaciones de vídeo streaming como Periscope.

Las restricciones afectan a marcas, medios de comunicación ¡y usuarios!, y claro está, al contenido y los canales que empleen para informar sobre lo que acontece a deportistas y en general de lo que suceda en las Olimpiadas. Dichas limitaciones reflejan el recelo del COI ante usos indebidos de su marca y la de los Juegos Olímpicos y además marcan una distinción más fuerte entre las corporaciones que tienen derechos de emisión y comerciales y las que no.

El Washington Post usará un ‘redactor robot’ para cubrir los Juegos Olímpicos

En su web lo justifica alegando que “la financiación adecuada de los Juegos depende en gran parte del apoyo de los asociados comerciales. Por eso, se emplean todos los esfuerzos en la protección de la propiedad intelectual de los Juegos, de las inversiones de los patrocinadores y de su respectivo derecho de asociación exclusiva con los Juegos Río 2016.”

Hay que diferenciar entre las normas de emisión de los Juegos de Río, que afectan a medios y marcas, las normas de asistencia de público, que afectan a los usuarios, y por otro la restricciones puramente comerciales para las marcas que no son patrocinadoras.

Como entre tanta normativa y limitación es fácil perderse, veamos por apartados cómo afectan a cada uno de los actores implicados:

Limitaciones en redes y plataformas sociales

Dentro del reglamento de transmisiones del COI hay un apartado que hace referencia explícita a “Internet y plataformas móviles”. En él se especifica que queda prohibido “el uso de material olímpico transformado en formatos gráficos animados como GIF, GFY o webM, así como formatos de vídeo corto como Vine” durante el tiempo que dura el certamen (del 5 al 21 de agosto).

Tampoco puede publicarse nada en plataformas de vídeo bajo demanda “que permitan ver material olímpico fuera de la programación“.  La pregunta está en cómo va a lograr el COI controlar que ningún usuario y espectador grabe ni genere contenido alguno desde sus dispositivos; a simple vista parece casi imposible.

Michael Phelps

En las normas de asistencia del público, el organismo olímpico se ha encargado de marcar las pautas que hay que respetar al asistir a cualquiera de las competiciones deportivas. En ellas hace referencia a las fotografías, que están permitidas y se pueden compartir en redes sociales, siempre y cuando sean para uso “personal, privado y no comercial“; pero el vídeo no puede difundirse a través de ninguna plataforma ni en internet. Lo que grabe el espectador se lo queda para él.

Sólo los RHB (“Rights Holder Broadcasters”) tienen los derechos para emitir los Juegos Olímpicos. Ninguna otra organización puede emitir sonido o imágenes en movimiento de cualquier Evento Olímpico“. Sentencia el COI. Es probable que para lograr su cometido cuente con la colaboración de las propias redes sociales, que podrían suspender las cuentas de aquellos usuarios que no respetaran las restricciones. No sería la primera vez que ocurre.

Limitaciones para medios

El documento del COI recoge también las normas para la retransmisión y cobertura de los Juegos Olímpicos de Río en medios de comunicación como televisión, radio e internet (portales digitales). Como mencionábamos antes, sólo los RHB tienen derecho a emitirlos, y el resto tiene que respetar restricciones bastante conservadoras.

Los medios sólo pueden usar material olímpico en las noticias, durante un máximo de 6 minutos al día, no en más de tres programas diarios y con una separación entre ellos de al menos 3 horas. En España, como es costumbre, RTVE tiene todos los derechos de emisión de las pruebas olímpicas.

Limitaciones para patrocinadores y marcas

Es habitual en competiciones deportivas de gran alcance, como un Mundial de Fútbol, una Eurocopa o unos Juegos Olímpicos que muchas marcas los aprovechen para sacar rédito comercial aunque su imagen no vaya ligada a ellos. Son acontecimientos que mueven a muchas personas y mucho dinero, y representan un escaparate mundial muy importante.

Es lo que se conoce como marketing de emboscada, y también es recurrente en los medios de comunicación. Se trata de una estrategia para aprovecharse del prestigio y estatus de un espectáculo o evento sin la autorización de sus organizadores, o incluso creando la falsa impresión de ser patrocinadores.

Los patrocinadores de los deportistas estadounidenses no podrán tuitear sobre los Juegos Olímpicos

Pero en esto el COI también se ha puesto las pilas. En la web oficial de los Juegos de Río se distinguen cuatro categorías de empresas que colaboran oficialmente con el COI y el evento: los Patrocinadores Olímpicos Mundiales, Patrocinadores Oficiales de los Juegos Olímpicos Río 2016, Colaboradores Oficiales y Proveedores, entre los que se encuentra Airbnb, Microsoft o Nielsen.

Pues bien, el Comité Olímpico de Estados Unidos ha prohibido a cualquier entidad, corporación y empresa con fines comerciales que no se encuentre en dicha lista publicar cualquier contenido en sus redes sociales sobre los entrenamientos o los Juegosindependientemente de que patrocinen de forma individual a los deportistas estadounidenses.

Una restricción que afecta incluso a los propios atletas de este país, que tampoco pueden publicar nada en sus redes sociales relacionado con marcas que no son patrocinadoras de los Juegos.

Garantizada la seguridad cibernética de los Juegos Olímpicos de Río 2016

El afán del COI por proteger su marca se extiende también a aquellos elementos gráficos simbólicos y representativos de las Olimpiadas, como son los anillos olímpicos, fotografías históricas de ediciones anteriores y las fotos tomadas dentro de los estadios y canchas en las que se vean logos oficiales. Nada de esto podrá ser utilizado con fines comerciales.

También son marcas registradas “Olympic Games”, “Rio 2016”, “Rio Olympiad” y sus respectivas traducciones. Por tanto, si tienes un ecommerce y pensabas emplearlas para lanzar alguna promoción coincidiendo con los Juegos de Río, piénsatelo dos veces antes si no quieres vértelas con el COI.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.