Entretenimiento

Las operaciones sospechosas de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo crecen un 4,9%

Según los datos del Sepblac, aumentan las operaciones susceptibles de constituir estos delitos en 2016, tanto gracias a la información facilitada por los propios bancos como de las entidades privadas o las Administraciones Públicas.

Cada vez somos más sensibles -si no lo éramos ya- a las transacciones sospechosas de servir como blanqueo de capitales o que ayuden a financiar actividades aún más delictivas, como el terrorismo. Una batalla fiscal y policial que no ha cesado en los últimos años, debido también a la necesidad de luchar contra la corrupción y otras actividades de dudosa moralidad y, de paso, ayudar a las necesitadas arcas públicas.

Quizás por todo ello, cada curso que pasa aumenta notablemente el número de operaciones que el Sepblac detecta y examina por posibles casos de blanqueo de capitales o financiación de terrorismo. No en vano, en 2016 (último año del que tenemos datos) se tramitaron nada menos que 4990 actividades sospechosas, un 4,89% más que el ejercicio anterior. Y, si nos remontamos más hacia atrás, vemos cómo en los últimos cinco años, estas actuaciones han experimentado un aumento del 63% gracias a la mayor vigilancia, tanto de las entidades financieras como de otros sectores de sujetos obligados.

De hecho, las comunicaciones por indicio remitidas por parte de las entidades financieras suponen el 78,6% del total en 2016. En el caso de los bancos, los asuntos remitidos al Sepblac ascienden a 2.646, por apenas cinco de las casi extintas cajas de ahorro.

¿Puede una aplicación controlar el blanqueo de capitales?

Por su parte, las entidades no financieras reportaron el 18,5% del total de las comunicaciones en 2016. “Durante los últimos años, se ha producido un incremento paulatino por parte de estas entidades profesionales de carácter no financiero, que en 2016 han aumentado un 41% frente al ejercicio precedente, hasta alcanzar las 922 comunicaciones”, informa el Sepblac. En especial, los notarios y registradores siguen desempeñando un importante papel en el sistema español de prevención de blanqueo de capitales.

No solamente las comunicaciones y alertas de operaciones proceden de entidades privadas, sino que el número de alertas generadas por los organismos públicos sigue creciendo de forma significativa en los últimos dos años. En 2016, alcanzaron las 94, lo que supone un incremento del 88% frente al año previo y mucho más elevado que las 12 comunicaciones de 2012.

En cuanto a los informes de inteligencia distribuidos por el Sepblac a otras autoridades y organismos, destaca el alza en el envío de información a la Policía Nacional (2.663 comunicaciones, un 12% más), a la Guardia Civil (1.376 comunicaciones, un 4,5% más) y a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (1.084 comunicaciones, en línea con 2015).

Por lo que se refiere al ámbito de investigación por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, el número de investigaciones iniciadas por blanqueo de capitales varía muy ligeramente entre 2012 y 2014, con un incremento total en este periodo de cuatro años de un 10%. En 2015 y 2016 este número se ha incrementado un 10% respecto a 2014 y casi un 25% respecto de 2012, según la información facilitada por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.