Ciber Cultura

Las claves del nuevo Manifiesto Cluetrain

armadillo-doc-dw1
Escrito por Marcos Merino

Hace 16 años, se publicaba en Internet el influyente Manifiesto Cluetrain. Ahora, dos de sus autores publican una nueva versión abordando las nuevas problemáticas de la Red.

Han pasado 16 años desde nuestro anterior comunicado.
En esa época, la Gente de Internet –tú y yo y todos nuestros amigos de amigos de amigos hasta llegar a Kevin Bacon– ha hecho de Internet un sitio increíble, lleno de maravillas y buenos augurios.
Desde el serious hasta el LoL pasando por el WTF, hemos terminado con titanes, creado héroes y cambiado las suposiciones básicas sobre Cómo Funcionan las Cosas y Quiénes Somos.
Pero todo el buen trabajo que hemos hecho juntos se enfrenta a peligros mortales.
La primera vez que nos presentamos ante vosotros era para avisar sobre la amenaza que presentaba aquellos que no entendían que ellos no entendían Internet.
Estos son Los Memos, las empresas que han adoptado meramente la parafernalia de Internet.
Ahora dos hordas más amenazan lo que hemos construido los unos para los otros.

Hace 16 años, con Internet a las puertas del temido ‘efecto 2000’, un grupo de formado por cuatro bloggers y tecnólogos estadounidenses publicaban su ‘Manifiesto Cluetrain (de ‘clue train’ o ‘tren de las pistas’, una metáfora usada en el texto). Este manifiesto se hizo rápidamente popular por su acertado análisis acerca del modo en que las empresas habían comprendido (o no) Internet y su utilidad para el marketing. Se hizo especialmente popular la primera de sus 95 tesis (intencionado paralelismo con el documento de Lutero que inició la Reforma): “Los mercados son conversaciones”.

Ahora, dos de los autores originales (Doc Searls y David Weinberger) han decidido publicar un nuevo documento oficialmente llamado ‘New Clues‘ (Nuevas Pistas) pero que ya todo Internet conoce como el nuevo Manifiesto Cluetrain. El texto que encabeza este artículo es el comienzo de su introducción. Pero… ¿de qué dos nuevas ‘hordas’ habla?

  1. Los Saqueadores: estas organizaciones y empresas, al contrario que los Memos, conocen Internet demasiado bien y lo consideran “suyo para saquear, extraer nuestros datos y sacar dinero de él, creyendo que somos estúpidos […] no son los dueños de Internet […]. Mantengamos Internet en comunidad y sin dueños”.
    De Google, Amazon, Facebook o Apple dicen que son “servicios no-neutrales construidos en una Red neutral” que crecen y se apropian de nuestra identidad digital auxiliados por la “fuerza de la gravedad social […] esa cosa por la que mucha gente usa algo sólo porque mucha gente lo usa”. Llaman a ser valientes y alejarnos de los mismos cuando deje de haber alternativas competitivas.
  2. Nosotros mismos: denuncian que usamos Internet como “una masa indiferenciada”, pero que debemos “conectarnos como individuos únicos”, recordando “que el acceso a los medios de masas es el menor de los poderes de la Red”. Critica también que hemos permitido que “la conversación se volviese destructiva”.

Tres temas destacados

  • El marketing: avisan dejando claro que se reafirman en la que fue la primera tesis de Cluetrain I: “Teníamos razón la primera vez: Los Mercados son conversaciones“. Después nos dejan una reflexión sobre la que deberemos debatir largo y tendido: “Lo personal es humano. Lo personalizado no.”. Y termina con un ataque contundente al branded content: “¿Por qué no llamar a la “publicidad nativa” por alguno de sus nombres reales: ‘product placement’, ‘publirreportaje’ o ‘putas noticias falsas’?”.
  • Las apps: el nuevo Cluetrain embiste con todo y de frente a las apps, a las que denominan “el Guántanamo de la Red”, afirmado que “las páginas web se basan en conexiones. Las aplicaciones en el control […]. Si nos movemos de la web al mundo basado en aplicaciones, perdemos los principios que estamos construyendo juntos”.
  • La privacidad: no podía -ni debía- faltar. Permitidnos resumirlo con un copy&paste de 4 tesis: “Un intercambio no es justo si no sabemos lo que estamos dando. ¿Has escuchado eso, ‘Sacrificio de la Seguridad por Privacidad’? Con una probabilidad que se acerca a la certeza absoluta, lamentaremos no haber hecho más para mantener nuestros datos fuera del alcance de nuestros gobiernos y gigantes corporativos. […]. La Web está apenas saliendo de su adolescencia. Estamos al principio, no al final, de la historia de la privacidad. Los hackers nos metieron en esto y serán ellos quienes nos saquen”.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.