Ciber Cultura

La Unión Europea podría crear una etiqueta para productos respetuosos con los derechos humanos

union europea cambios marca

En pleno escándalo por el supuesto uso de refugiados sirios en las fábricas de Zara y Mango en Turquía, el Parlamento Europeo debate una etiqueta para productos fabricados sin violar los DDHH.

Muchos de los productos que consumimos a diario están fabricados en países en vías de desarrollo en los que no siempre se cumplen los derechos humanos. Jornadas larguísimas de trabajo por muy poco dinero o, incluso, el empleo de mano de obra infantil o en régimen de esclavitud no son fenómenos ajenos al modelo productivo del siglo XXI. Sin ir más lejos, esta misma semana hemos conocido que algunas firmas de moda como Zara y Mango estarían, supuestamente, empleando a refugiados sirios de forma ilegal a través de sus proveedores en Turquía.

Ante esta situación tan dramática, son muchos los ciudadanos que no quieren consumir productos fabricados de esta manera, optando a su vez por un modelo de comercio más justo. Para facilitar la identificación de estos bienes en los establecimientos de todo el continente, el Parlamento Europeo ha debatido estos días la posibilidad de crear una etiqueta común que reconozca los productos fabricados sin abusar de los derechos humanos.

El responsable de esta cuestión en la Eurocámara, Ignazio Corrao (perteneciente al grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa), considera que grandes empresas transnacionales del Viejo Continente son responsables de abusos contra los derechos humanos en terceros países. “Como la Unión Europea siempre dice defender los derechos humanos, tener una legislación que garantice que las empresas europeas respetan los derechos humanos en el exterior enviaría una gran señal para el mundo”, afirma el político.

Esta comprometida propuesta recoge que el etiquetado sería, en primer término, voluntario por parte de las marcas. Sin embargo, esta medida deja abierta la puerta a que la Comisión Europea -una vez aprobada la norma- pueda exigir su implantación como seña de identidad y compromiso comunitario con los derechos humanos, un valor que forma parte de la pura esencia sobre la que se ha construido la UE.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.