Entretenimiento

La Unión Europea acaba (por fin) con las fronteras comunitarias de Netflix o Spotify

internet union europea

A partir de ahora podremos disfrutar sin límites de Netflix, HBO o Spotify cuando viajemos a cualquier otro país de la Unión Europea.

Os lo habíamos adelantado en diciembre y, finalmente, el Parlamento Europeo ha dado luz verde al acceso sin fronteras a cualquier servicio de contenidos online indistintamente del país en que nos encontremos. La nueva normativa, aprobada por el pleno el jueves, elimina las actuales restricciones y permitirá que los ciudadanos europeos puedan ver la televisión, escuchar música o jugar mediante servicios como Netflix, HBO, Amazon Prime, Spotify o Deezer, mientras se encuentren temporalmente en el extranjero.

Se trata de un primer paso hacia el mercado digital común que, sin embargo, no está exento de condiciones.  Como se detalla en la normativa aprobada hoy en el Parlamento Europeo, los proveedores de contenidos en línea podrán adoptar medidas “proporcionadas y razonables” para comprobar que el abonado no vive de manera permanente en otro Estado miembro, dado que las exigencias respecto a los derechos de autor pueden variar de un país a otro.

En ese sentido, los posibles métodos para verificar la residencia incluyen la comprobación de documentos de identidad, cuentas bancarias o tarjetas de crédito, una declaración de impuestos, la dirección postal o la dirección IP desde la que el suscriptor accede al servicio.

Recordemos que, según una encuesta de la Comisión Europea datada en 2016, el 64% de los europeos usó internet para acceder a videojuegos, imágenes, películas o música (67% en el caso de España). Muchos de ellos quieren seguirlo haciéndolo mientras viajan por Europa. Es previsible que estas cifras aumenten cuando los europeos empiecen a pagar menos por acceder a internet desde sus dispositivos móviles, a partir del próximo 15 de junio, al desaparecer los recargos por itinerancia.

La normativa salió adelante con 586 votos a favor, 34 en contra y 8 abstenciones. El proyecto de ley debe ahora ser adoptado formalmente por el Consejo de Ministros de la UE, tras lo que los Estados miembros tendrán nueve meses desde la entrada en vigor del reglamento para comenzar a aplicarlo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.