Entretenimiento

Historia de San Valentín: el triste origen de la celebración

san valentin corazon amor

El 14 de febrero es el día más romántico para parejas por todo el mundo pero, ¿sabes por qué celebramos San Valentín? No tiene nada que ver con bombones o flores, la historia de San Valentín es más bien triste. Te contamos cuál es el origen de San Valentín.

Cada 14 de febrero parejas por todo el mundo se hacen regalos románticos y salen a cenar haciendo homenaje a su amor, y este San Valentín 2018 no será menos. No obstante, seguramente sean pocas las parejas que se hayan preguntado cuál es el origen de San Valentín y por qué celebramos este día mientras comparten una romántica velada.

La historia de San Valentín no tiene nada que ver con una triunfante historia de amor, ni mucho menos con bombones o flores como lo celebramos hoy en día. Se trata más bien de una historia triste ya que el día de San Valentín se estableció en memoria de la brutal muerte de un sacerdote que, como ya habrás adivinado, se llamaba Valentín.

Valentín vivió bajo el reinado del emperador romano Claudio II, que además de perseguir a los cristianos, prohibía el matrimonio entre las personas jóvenes. Alegaba que los soldados solteros luchaban mejor que los casados, ya que estos últimos tenían miedo de lo que podría pasarle a su mujer o familia en caso de que murieran en combate.

El sacerdote desobedeció a la regla que había impuesto el emperador Claudio II y casaba a jóvenes parejas en la iglesia cristiana, según relata CBN. Finalmente se enteraron de su acto de desobediencia y fue encarcelado.

Los mejores móviles para regalar en San Valentín por menos de 200 euros

No obstante, Valentín continuó haciendo su labor cristiana detrás de rejas. Lo que inicialmente iba a ser una burla por parte del oficial Austerius se acabó convirtiendo en un milagro; el oficial puso a prueba a Valentín pidiéndole que le devolviera la vista a su hija invidente, convencido de que el sacerdote quedaría en ridículo. Sin embargo, la hija de Austerius recuperó la vista, motivando a toda la familia a convertirse al cristianismo.

Pese a su acto de bondad, Valentín siguió encarcelado hasta que fue sentenciado a muerte en el año 269 a.C; la ejecución se llevo a cabo un 14 de febrero, cuando el sacerdote fue apaleado, lapidado y decapitado. Eso si, el sacerdote no falleció antes de dejarle una carta a la hija de Austerius, que firmo con tres palabras: “De tu Valentín“.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.