Entretenimiento

La Tierra era de color púrpura… o al menos eso dice la NASA

Según la NASA, nuestro planeta podría haber estado dominado por microorganismos púrpuras, al igual que muchos otros lugares fuera de nuestra órbita. La razón está en que la fotosíntesis es un proceso complejo y la clorofila es una molécula complicada.

Si miramos cualquier imagen de la Tierra tomada desde el espacio, veremos que los colores verde y azul predominan por encima de cualquier otra tonalidad. Son los colores de los bosques, los mares y los lagos que tanto disfrutamos y que conforman el medio ambiente en que vivimos desde que el hombre es hombre. Sin embargo, no siempre ha sido igual.

Y es que, según la NASA, nuestro planeta podría haber estado dominado por microorganismos púrpuras, al igual que muchos otros lugares fuera de nuestra órbita.

Para entenderlo debemos comprender, en primer lugar, que el plancton fotosintético en los océanos y las plantas verdes es el que nos da el color verde tan característico de la Tierra. Su color verde proviene de la clorofila, el pigmento que absorbe la luz solar y les permite cosechar el poder del Sol para obtener energía. Pero la fotosíntesis es un proceso complejo y la clorofila es una molécula complicada, razón por la cual el astrobiólogo de la NASA Ed Schwieterman cree que una forma de vida más simple y depuradora podría haber evolucionado primero.

Los glaciares se derriten y el nivel del mar aumenta peligrosamente: ¿Hay solución?

Existen estos organismos en ambientes aislados hoy en día, llamados haloarchaea, y tienen una membrana púrpura que usa un pigmento único (…) Este pigmento se fabrica en un proceso biológico relativamente simple, que podría haber evolucionado antes de la vida basada en la clorofila”, explica este científico en declaraciones recogidas por CBC. Las haloarchaas son visibles hoy en día en condiciones extremas, como estanques súper salinos, en aguas oceánicas e incluso en rocas en la Antártida. “Pueden impartir un color púrpura o rojo brillante cuando existen en estas flores“.

Su pigmento púrpura se usa para capturar la energía del sol y se basa en una molécula llamada retinal, la cual es aproximadamente la mitad del tamaño de la clorofila y es mucho más simple químicamente. Su proceso de absorción de la luz solar también es más simple, aunque menos eficiente, que la fotosíntesis basada en clorofila. De hecho, este proceso -llamado fototrofia- tampoco es capaz de extraer carbono de la atmósfera como lo hace la fotosíntesis.

“Creemos que la fotosíntesis evolucionó hasta hace aproximadamente tres mil quinientos millones de años (…) y por eso nuestros fotótrofos pudieron ir antes de eso (…) Pensamos que a medida que la fotosíntesis se hizo fuerte, los organismos púrpuras se retiraron a nichos ecológicos más aislados como los que encontramos hoy“, explica el científico de la NASA.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.