Entretenimiento

La salud digital, entre el progreso médico y los riesgos de privacidad

Escrito por Lara Olmo

Gigantes como Apple, Facebook o Microsoft se están interesando por el sector sanitario. El mercado de la “salud digital” ofrece muchas posibilidades médicas pero también esconde intereses económicos.

Hace 10 años apenas un puñado de startups vieron posibilidades de negocio en la recolección de datos sanitarios. Ahora, compañías como Apple, Google, IBM, Facebook o Microsoft se han metido de lleno en la carrera por liderar el mercado de la llamada “salud digital”.

Ello explicaría que un gran número de científicos e investigadores estén cambiando sus antiguos puestos de trabajo en laboratorios y hospitales por otros en alguna de estas grandes corporaciones tecnológicas.

Muchos de estos profesionales ostentaban importantes cargos, como es el caso del  jefe del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, Tom Insel, que ahora forma parte del proyecto Verily (la división científica de Google) o el de Stephen Friend, toda una autoridad en el campo de la investigación del cáncer, cofundador de Sage Bionetworks y ahora alto directivo de Apple.

Posibilidades de la tecnología aplicada en el sector salud

Uno de los grandes problemas a los que se ha enfrentado siempre la investigación científica y sanitaria ha sido el elevado coste de obtener muestras lo bastante grandes de datos sobre enfermedades y salud. Por ello muchos informes médicos no servían para realizar conclusiones contundentes ni hacer predicciones.

Sin embargo, con los recursos y la tecnología de las grandes compañías se abre un abanico de posibilidades para la salud: desde sensores que recogen datos y los analizan a partir de algoritmos hasta el acceso a cantidades masivas de datos y en tiempo real.

Los ciberataques amenazan la salud de los hospitales

Lo que antes requería de un equipo de profesionales altamente cualificados que se pasaba horas observando y registrando las constantes vitales y los síntomas de miles de pacientes, ahora, gracias a aplicaciones, sensores o wearables, es posible acceder a miles de informes en tiempo real de decenas de miles de pacientes cada día.

Otra tecnología con muchas posibilidades en el campo de la salud es el machine learning, permitiendo que los investigadores recolecten y clasifiquen petabytes de datos para entender patrones y realizar asociaciones de forma predictiva. Una de las compañías que está poniendo esto en práctica en IBM con su línea de negocio Watson Health.

¿Por qué tanto interés en la salud?

Sin embargo, esta recolección de datos sanitarios no se hace sólo con fines médicos. A la información sobre la edad, la localización o los gustos del usuario,  ahora las corporaciones tienen en su poder información sobre su salud, con la consiguiente violación de la privacidad que esto puede suponer.

La concentración en unas pocas manos de estos datos puede tener dos consecuencias peligrosas, tal y como señalan los doctores John T. Wilbanks y Eric J. Topol: por un lado reducir los recursos del sistema público de salud y por otro que se conviertan en moneda de cambio que se comercialice con ellos. 

Las organizaciones sanitarias sufren de media un ciberataque al mes

De momento algunas de las compañías que operan en el mercado de la salud digital están registrando los datos que recolectan en repositorios cerrados y de difícil acceso. Una práctica que algunos laboratorios farmacéuticos llevan tiempo practicando, y que aunque puede ser útil para determinados supuestos, en otros muchos casos ha demostrado ser un obstáculo cuando se producen situaciones de emergencia sanitaria y para el beneficio global.

Vía | nature.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.