Ciber Cultura

La Policía pide que no contribuyamos a viralizar bulos alarmistas

Escrito por Marcos Merino

Tras la difusión por WhatsApp de un bulo sobre secuestradores de niños ya desmentido en 2014, la Policía Nacional ofrece consejos para reconocer los bulos.

La Policía Nacional ha pedido a los ciudadanos, a través de un comunicado publicado en la web del Ministerio del Interior, que “no viralicen bulos a través de redes sociales y de mensajería instantánea” y que, por el contrario, recurran a información que proceda directamente de fuentes oficiales. Y es que cada día miles de españoles difunden a sus contactos -sin verificación alguna- “riesgos totalmente infundados, supuestos malhechores que parecen de película, prácticas o crímenes muy propios de la ficción”.

Este llamamiento se da después de que uno de esos bulos haya alcanzado una gran difusión a través de WhatsApp en los últimos días. Dicho bulo pretende difundir la existencia de una pareja que se dedica a secuestrar niños atrayéndoles con cromos. Este falso rumor constituye una reedición mejorada de otro ya aparecido en 2014, añadiendo en esta ocasión una fotografía y un audio en el que una mujer cuenta le cuenta el caso a una supuesta conocida, alegando tener la información gracias a “su cuñada, que es policía”.

¿Cómo reconocer los bulos online?

La mayoría de estos bulos son anónimos, aunque procuran hacer alguna referencia a fuentes fiables (como a la Policía en el caso anterior). Además, están redactados de manera atemporal y sin fecha de publicación, con el objetivo de que pervivan lo máximo posible circulando en la Red. Para ello, suelen hacer uso de un castellano neutro (que pueda ‘enganchar’ también a víctimas de Hispanoamérica), aunque generalmente su redacción sea muy deficiente.

Otro rasgo definitorio de los mismos es el de ofrecer un gancho para atraer la información del usuario (basado en el miedo, el morbo o el interés económico), o bien el de aprovechar una coyuntura favorable a la información (como las falsas amenazas de bomba difundidas en los días posteriores a atentados perpetrados en el extranjero).

Otra característica habitual es que suelen incluir una petición de reenvío (ya sea con el fin de alertar a otras personas, de evitar mala suerte o la muerte, etc). El objetivo de esto es la captación de direcciones de correo para posteriores campañas de spam o de difusión de malware.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.