Ciber Cultura

La NASA pone el cartel de ‘Se vende’ en la Luna

NASA_Luna
Escrito por Rafael Claudín

El proyecto CATALYST de la agencia ofrece su apoyo a empresas particulares que quieran explotar los abundantes, y extraños, recursos lunares.

La crisis económica puso en entredicho los numerosos planes que tenía la NASA para la Luna, que después de algunos lustros de abandono había vuelto a ser la niña de los ojos de la agencia espacial americana. La Administración de Bush anunció el programa Constellation, que volvería a poner al hombre en la Luna y devolvería al imaginario colectivo la proeza humana del 69. Del año, me refiero.

Pero la crisis obligó a la Administración de Obama a cancelar el programa lunar en favor de otros más realistas y económicamente viables como enviar al hombre a Marte. También tuvo otra consecuencia: la entrada del capital privado para poder empezar a plantearse siquiera ciertos programas espaciales. El proyecto de 2013, por ejemplo, para establecer una futura base lunar cuenta con el inestimable apoyo de Bigelow Aerospace, una compañía especializada en módulos hinchables. El abastecimiento de la Estación Espacial Internacional también está en manos de empresas como SpaceX, aunque en ese caso sí hay financiación gubernamental.

Helio-3 y otras golosinas lunares

Ahora el cebo para las compañías privadas son los recursos que se pueden extraer del satélite. El nuevo programa se llama CATALYST (Cargo Transportation and Landing by Soft Touchdown) y no cuenta con ninguna partida económica. La NASA aporta su experiencia y sus instalaciones para ayudar a las compañías a diseñar y construir robots lunares, mientras que las empresas tendrán acceso a ciertos recursos como el helio-3, que apenas se encuentra en la Tierra y en nuestro satélite existe en abundancia. Del pequeño paso para el hombre saltamos de golpe a la soledad clonada de Sam Rockwell en Moon.

Greg Williams, oficial de la NASA de alto rango citado por Phys.org, señala que “mientras la NASA sigue con su ambicioso plan para que los humanos exploren un asteroide y Marte, la industria de Estados Unidos creará oportunidades para que la NASA avance con nuevas tecnologías en la Luna”.

Michael Gold, de Bigelow Aerospace, considera que con estas prácticas el hombre podría volver a la Luna en menos de una década y por apenas unos miles de millones de dólares. El directivo señala que “hay una enorme cantidad de oportunidades para una amplia variedad de compañías, no sólo en América sino en todo el globo”. Además de helio-3, en la Luna hay en abundancia hasta 17 elementos de la tabla periódica, muchos de ellos codiciados: se utilizan en la fabricación de dispositivos electrónicos.

Según los acuerdos internacionales vigentes, la exploración espacial es básicamente libre, para quien se lo pueda permitir, mientras no lleve asociada cuestiones bélicas. La Luna es una inmensa mina de recursos difíciles de conseguir, un suelo sin propietario y urbanizable y además con unas vistas espectaculares. Y ahora lleva colgado el cartel de “Se vende”.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.