Ciber Cultura

La mitad de los españoles comprarían un coche autónomo

coche autonomo
Escrito por Ana Muñoz

España sería un buen escenario para el desarrollo de los vehículos sin conductor. Y es que casi la mitad de sus ciudadanos estarían dispuestos a comprar un coche autónomo.

Según un estudio encargado por 20 minutos y km77.com, y elaborado por QIndice, el 44,3% de los habitantes de nuestro país estaría dispuesto a pagar un extra por incluir esta tecnología en sus vehículos. Por su parte, el 12,3% de los encuestados afirma que, incluso, pagaría si el sobrecoste estuviera por encima de los 10.000 euros. El 18,4% asumiría un incremento del precio de entre 2.000 y 10.000 euros.

Esta división entre quienes estarían dispuestos a pagar este extra y los que no comprarían un coche autónomo coincide entre aquellos que piensan que es una tecnología segura y los que no.

Así, el 42,2% de los consultados opina que el coche autónomo podría ser tanto o más seguro que un conductor humano. Por el contrario, el 43,6% cree que este tipo de vehículos es menos seguro o que todavía no sería capaz de llegar a su destino en una ruta normal.

Si hablamos de la intervención del coche autónomo en caso de emergencia, el 80,2% piensa que sería positivo, pero e 14,9% cree que no es posible que este tipo de vehículos sean capaces de resolver estas situaciones.

Y es que la confianza en los automóviles sin conductor difiere en función de la situación. Así, el 45,5% de los encuestados se fía totalmente para ir de su casa al trabajo, pero el 35,5% no lo dejaría que el coche autónomo llevara a sus niños al colegio.

Diferencia entre tipos de vías

Los españoles creen que las vías en las que resultaría más fiable el coche autónomo son las autopistas de peaje (72,6%) y las autovías (67,7%).

Por el contrario, la mayoría opina que sería menos fiable en carreteras locales sin arcén (67,6%), vías urbanas (63,6%) y carreteras de doble sentido con arcén (62,1%).

Vía | Silicon

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.