Entretenimiento

La industria editorial ha dado un giro de 360º en 10 años (y no es un error)

Los 10 libros imprescindibles que debes leer este otoño 2017
Escrito por Marcos Merino

Tras la agitación provocada por el Kindle, las ventas de ebooks empiezan a bajar en EEUU y las editoriales apuestan por mejorar las ediciones impresas.

“Los editores de libros nos están dejando echar un vistazo al futuro de la industria, y se parece mucho al pasado”, afirma el Wall Street Journal en su artículo de ayer sobre la Feria del Libro de Fráncfort. Y es que, tras el lanzamiento hace una década del Kindle de Amazon (que irrumpió como un elefante en una cacharrería en el modelo de negocio de la industria editorial), la agitación tecnológica de estos últimos años parece estar en declive en EEUU: las ventas de libros electrónicos bajan (un 17% el año pasado) y las de los libros tradicionales suben (un 4,5% en el mismo período). ¿Y las cifras de ingresos totales de la industria? Han ascendido un 5% entre 2013 y 2016.

Esta perspectiva tira por tierra los vaticinios de los expertos acerca de la muerte lenta de la palabra impresa y un cambio radical en los hábitos de lectura. Pero en el sector perciben una “fatiga de pantalla” entre los consumidores, y una creciente preferencia del público más joven por objetos que pueden poseer de forma tangible… y compartir.

Los directivos presentes en el gran evento editorial de la ciudad alemana dejaron claro a los medios que ven el futuro como una vuelta (mejorada) a los orígenes: adquirir los derechos de los libros que los lectores quieren comprar, intentar traducirlos más rápido que antes y mejorar la calidad de sus ediciones impresas. La propia CEO de Simon & Schuster, Carolyn Reidy, reconoce que durante varios años se ha seguido una política de gastar tan sólo “unos centavos en imprimir un libro”, mientras que su homólogo en HarperCollins, Brian Murray, afirma que ahora las editoriales son más sensibles con el diseño en las ediciones impresas porque “reconocimos que no pueden ser desechables”.

En Estados Unidos, el resurgimiento comercial del papel ha venido impulsado por el éxito de libros vinculados a la actual situación de inquietud política. Así, por ejemplo, nos encontramos con “Hillbilly Elegy” de JD Vance, del que Harper Collins lanzó inicialmente una tirada de 15.000 ejemplares que ya se han convertido en 2 millones; o con “What Happened”, la autobiografía de Hillary Clinton centrada en su frustrada candidatura a la Casa Blanca, que tras su lanzamiento el mes pasado logró vender 167.000 copias en su primera semana (más que cualquier libro de no ficción de tapa dura en los últimos cinco años, según datos de NPD Bookscan), y la previsión es que llegue al millón de copias antes de fin de año.

Vía | Wall Street Journal

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.