Ciber Cultura

La guerra de Samsung y Apple por la publicidad de los famosos

ellen
Escrito por Marcos Merino

El ‘selfie’ de Ellen DeGeneres es una batalla más en un enfrentamiento marcado por la torpeza de los famosos contratados por Samsung.

Llevamos toda la semana hablando del famoso selfie en el que Ellen DeGeneres consiguió congregar a lo más granado del famoseo hollywoodiense durante la pasada gala de los Oscars, y que ya se ha convertido en el tuit más difundido de la Historia.

Se ha hablado, también, del golpe de efecto publicitario que ha supuesto para Samsung ser el protagonista de esa foto, que consigue batir así a los iPhone en un campo en el que éstos siempre se habían desenvuelto mejor. Pero, por otra parte, también se ha hecho notar que el dato de que Ellen DeGeneres tuiteó aquella noche todas sus fotos desde un iPhone, a excepción precisamente del famoso selfie.

A estas alturas ha quedado más que claro que no fue casualidad que DeGeneres tuviera a mano el Galaxy Note 3 a la hora de tuitear la foto de marras: era todo una campaña de publicidad de Samsung. Una campaña de publicidad mal planificada y que por ello dio una imagen de poca autenticidad y credibilidad.

Pero lo peor es que no es ni por asomo la primera vez que ocurre: iPhone suele llevarse toneladas de publicidad gratis gracias a los errores de los famosos que contrata Samsung (y, en menor medida, otras compañías como Blackberry o LG): Invariablemente, caen en el error de tuitear alabanzas a las marcas que les pagan desde dispositivos de la marca que realmente usan (Apple).

‘Fails’ de Samsung

David Ferrer protagonizó un famoso caso de fail publicitario: inmerso en una campaña de promoción del Samsung Galaxy S4 y de la app deportiva S Health, escribió este (poco espontáneo) tuit en el que hablaba de su felicidad usando el citado modelo de Galaxy:

Ojo al “vía Twitter for iPhone” que podemos ver en la parte superior de la imagen. El tuit fue borrado rápidamente, pero no lo suficiente como para convertir en noticia en numerosas webs.

De igual manera, un tiempo después el capitán de la Roja, Iker Casillas, publicitaba otro móvil de Samsung (esta vez, con un tuit menos impostado que Ferrer), pero Samsung volvía a encajar un gol gracias al “vía Twitter for iPhone” de marras:

Pero no ha sido éste un error exclusivo de deportistas españoles. En EE UU, el CEO de la cuarta mayor operadora telefónica de Estados Unidos (T-Mobile) volvía a promocionar un Samsung (el Galaxy Note 3, en este caso) y, de nuevo, desde un iPhone.

En este caso, gestionó su error de forma más hábil que mediante un simple borrado.

De igual forma, Kate Upton participó en la presentación del Galaxy Note 10, pero fue fotografiada en ese mismo evento usando un iPhone.

Una duda aún no resuelta es si acaso Samsung no contempla este tipo de situaciones a la hora de redactar los contratos que firma con las celebrities. Y si es así… ¿se quedarán éstas sin cobrar por culpa de su torpeza?

Quizá Samsung debería plantearse realizar una campaña de difusión de sus productos entre el público que quiere que luego les haga promoción. En caso contrario, seguirá financiando indirectamente el marketing de su rival.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.