Ciber Cultura Tendencias

La Biblioteca Nacional Española archivará Internet

digital-bookshelf
Escrito por Marcos Merino

Este mes se ha aprobado el Real Decreto que convierte a las publicaciones on line en objeto de depósito legal.

“Gran parte de la ingente cantidad de información que se produce en el mundo es de origen digital y existe en una gran variedad de formatos: texto, bases de datos, grabaciones sonoras, películas, imágenes. Para las instituciones culturales que tienen a su cargo el acopio y la preservación del patrimonio cultural, definir qué elementos deben conservarse para las generaciones futuras y cómo proceder en su selección y conservación, se está volviendo un problema apremiante”.
(Directrices para la preservación del patrimonio digital, UNESCO, 2003)

El pasado 10 de julio, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto que regulará el depósito legal de las publicaciones on line. Este paso se da ahora, 4 años después de la aprobación de la Ley 23/2011 de Depósito legal (en la que se consideraban por primera vez como objeto de depósito legal los sitios web y las publicaciones on line) con el objetivo de detallar los procedimientos de gestión de estas publicaciones. Y 12 años después de la aprobación del documento de la UNESCO que señalaba como ‘apremiante’ la cuestión de la preservación del patrimonio digital.

La ley define como ‘publicación en línea’ todo “contenido de cualquier naturaleza difundido en un soporte electrónico no tangible, archivado en un formato determinado y susceptible de identificación y tratamiento diferenciado, que sea objeto de difusión”. Por otra parte, la nueva regulación está específicamente dirigida a aquellos sitios web que contengan “patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual o digital de las culturas de España”.

Novedades del nuevo decreto

Dadas las especiales características de este tipo de publicaciones y la imposibilidad de ser exhaustivos en su captura, almacenamiento y preservación en las condiciones tecnológicas actuales, el texto legal introduce una serie de novedades con respecto a la regulación del depósito legal de las publicaciones en soporte tangible:

  • La iniciativa del depósito no está en los editores, sino en los centros de conservación (la Biblioteca Nacional de España y los designados por las CC.AA. en el ámbito de sus competencias), que determinarán las prioridades en el patrimonio documental en línea a preservar.
  • La obligación de los editores y productores de contenido en línea se limita a dejar que los centros de conservación recolecten sus publicaciones o a facilitar el depósito cuando estos se lo soliciten.
  • No se asignará número de depósito legal a las publicaciones en línea.
  • El depósito se realiza mediante recolecciones automáticas de los sitios web objeto de depósito legal por medio de software especializado (robots) que rastrean y archivan internet, o –cuando esa recolección automática no es posible por tratarse de ebooks o bases de datos- acordando entre los editores y los centros de conservación los medios más eficaces para transferir las publicaciones objeto de depósito legal a los centros de conservación.

La Biblioteca Nacional Española como archivo digital

Pero la labor de conservación del patrimonio online español por parte de la Biblioteca Nacional se remonta a varios años antes de la ley o del nuevo real decreto: desde 2009 se han llevado a cabo 8 recolecciones masivas del dominio .es con la colaboración de Internet Archive (esta colección web se trasladó a los servidores de la Biblioteca a finales de 2014, gracias a un acuerdo de colaboración con Red.es).

A principios de 2014, la Biblioteca instaló en un entorno de pruebas el sistema de recolección NetarchiveSuite, empleado por las bibliotecas nacionales de Dinamarca, Francia, Austria y Estonia para este mismo propósito. Gracias a dicho sistema, la Biblioteca Nacional ha llevado a cabo, ya por su cuenta, recolecciones selectivas de la web española vinculadas con acontecimientos históricos y sociales relevantes ocurridos en nuestro país, como la muerte de Adolfo Suárez, la abdicación de Juan Carlos I o las elecciones municipales y autonómicas. En varias de ellas han participado los centros de conservación de las CC.AA colaborando con el envío de sitios web a recolectar.

Imagen | por Johan Larsson via Flickr

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.