Ciber Cultura

Juan Pablo Mendiola: “Al final, ha sido la tecnología la que ha modificado nuestro lenguaje”

Juan Pablo Mendiola: “Al final ha sido la tecnología la que ha modificado nuestro lenguaje”
Escrito por Manuela Astasio

El dramaturgo participa en una nueva edición de The App Date, dedicada al uso de las aplicaciones en el mundo del arte.

Como en muchos otros sectores profesionales, la tecnología se ha integrado en el mundo del arte. Pero con una diferencia: en este caso, no solo lo ha hecho como medio de soporte técnico, sino también como elemento narrativo y como vía de expresión. Así lo demuestra, por ejemplo, el trabajo del dramaturgo Juan Pablo Mendiola al frente de la compañía PanicMap.

Mendiola participará hoy en una nueva edición de The App Date, un evento impulsado por Microsoft que pretende explorar, precisamente, la forma en la que creadores de todo tipo de disciplinas artísticas –pintura, flamenco, teatro- se valen de las aplicaciones como herramienta de trabajo y creatividad. Los pinceles y los cajones flamencos serán sustituidos por apps.

Juan Pablo Mendiola: “Al final ha sido la tecnología la que ha modificado nuestro lenguaje”

Trabajo de Antonio Feliz Parsec!.

En una charla telefónica con TICbeat, Mendiola confiesa que, a día de hoy, no puede pensar en un proceso creativo sin su tableta ni sus aplicaciones, las cuales, asegura, consiguen transformar “el mismo rectángulo de cristal en cientos de dispositivos diferentes”. Asimismo, la tecnología, indica, ha ido integrándose en su obra como elemento creativo.

Siri como inspiración

Mendiola está al frente de PanicMap, una compañía escénica cuyo lema es “arte + tecnología + emociones”, que representa, desde hace dos años, el montaje Harket, en el que se cuenta la historia de una voluntaria de un proyecto con un sistema de inteligencia artificial que permanece encerrada desde hace más de un año en un búnker.

A Mendiola se le ocurrió la idea de Harket cuando tuvo noticias de la existencia del software móvil de Apple, Siri, en 2011. “Justo antes del fallecimiento de Steve Jobs”, recuerda. Durante Harket, la protagonista lucha por entenderse como puede con un sistema operativo, pero no siempre lo consigue. El espectáculo habla de la dependencia que define, en opinión de Mendiola, la relación actual de la sociedad con la tecnología y su autor señala que, a pesar de todos esos algoritmos que se encuentran en permanente actualización para entendernos mejor, al final ha sido nuestro lenguaje el que “se ha ido modificando con la tecnología”.

“Actualmente, para darles instrucciones a mis actores les hablo de copy paste y de archivar en una carpeta en lugar de memorizar”, reconoce. “De alguna manera, no sé si consciente o inconsciente, los desarrolladores nos han obligado a aprender un lenguaje y a hacerlo nuestro y que nos veamos obligados a aprender esa manera de relacionarnos”, señala.

A Mendiola, eso sí, le sorprende gratamente la facilidad con la que niños y personas mayores se adaptan a esa nueva realidad. “Algo están haciendo bien en Google y en Apple para que las personas que podrían estar un poco más alejadas se introduzcan en ello”, apunta.

Videomapping: vestir el escenario

En su puesta en escena Harket se vale de una tecnología llamada videomapping, que consiste, en palabras de Mendiola, “en vestir la escenografía con distintas pieles a través de distintos proyectores”. Este recurso, empleado habitualmente en grandes eventos y en presentaciones de producto, ha servido al dramaturgo para transformar continuamente el espacio de la obra y para ejercer de vínculo emocional entre los dos protagonistas de la misma: la chica y el sistema operativo.

Además de como recurso narrativo y como herramienta, Harket le da otro uso a la tecnología: la utiliza para extender su relación con el público más allá de la sala, mediante la narrativa transmedia: en este caso, la publicación de extras de material narrativo en la red y la creación de un perfil en Twitter para el sistema de inteligencia artificial que aparece en el montaje. Los espectadores pueden acceder a dicho material tanto después como antes de ver la obra, y, si lo hacen antes, indica Mendiola, su percepción de la misma cambia. “Me parecía muy interesante situar a los espectadores en distintos grados de información”, explica.

Tras su paso por Cataluña y Castilla y León, Harket acaba de terminar su temporada de gira, que volverá en septiembre. PanicMap tiene, además, nuevas ideas en mente para 2015, como un proyecto que les plantea la posibilidad de utilizar aplicaciones para crear música y dibujo en directo, señala Mendiola.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.