Ciber Cultura

Jay Z presenta el servicio de streaming Tidal arropado por músicos

Jay Z presenta el servicio de streaming Tidal arropado por músicos
Escrito por Manuela Astasio

Kanye West, Beyoncé, Rihanna, Madonna y Daft Punk son algunos de los socios del rapero en el relanzamiento de esta plataforma musical de pago.

“Disfruta de la música como quieren los músicos”, se escucha durante el vídeo de presentación que acompaña al relanzamiento en Estados Unidos del servicio de streaming Tidal, recientemente adquirido por el músico Jay Z. Y es que ésa parece la principal baza de esta nueva opción para escuchar música: que cuenta con el beneplácito de los artistas.

Kanye West, Beyoncé, Rihanna, Madonna y Daft Punk son algunos de los socios (también financieros) de Jay Z en esta aventura. No son todos, pero sí muchos de los artistas que más poder tienen, discos venden y seguidores suman en redes sociales. En los últimos días han mostrado su apoyo a su colega de profesión Jay Z (que está casado con Beyoncé) tiñendo de azul sus avatares y perfiles de Twitter y haciendo juegos con la palabra tide, que en inglés significa ‘marea’. También arroparon al rapero y productor en el evento de presentación que ayer tuvo lugar en Nueva York.

La música no es gratis

Jay Z presenta el servicio de streaming Tidal arropado por músicos

Hasta ahora, ningún otro servicio de streaming había generado esa aprobación por parte del gremio de los artistas, entre los que el modelo de negocio de esta nueva forma de distribución de la música online, que en el último año parece haber adelantado a las descargas del tipo de iTunes, ha levantado ampollas. Thom Yorke y Taylor Swift se marcharon de Spotify porque no estaban satisfechos con los márgenes que les reportaba contar con su música en la plataforma. En cambio, todos los discos de Swift menos el último ya están disponibles en Tidal.

El modelo de Tidal es exclusivamente de pago y sin anuncios, con una suscripción mensual de 9,99 dólares (de 19,99 para el servicio en HI-FI), sin posibilidad de acceso gratuito como sí sucede en la mayoría de sus competidores. “La gente no está respetando la música, que se está devaluando. Muchos creen que la música es gratis”, ha lamentado Jay Z, que asegura que, con Tidal, no solo busca proteger a quienes se ponen ante el micrófono, sino también a todos los que trabajan en la industria musical, como los compositores y los productores.

“Muchos de los productores y de la gente que trabaja en la música se está quedando fuera del negocio. En cualquier otro sector, si la gente trabajase tan duro sin recibir nada a cambio, ya se estaría manifestando delante del Congreso. Existen leyes antimonopolio contra este tipo de prácticas”, ha declarado el músico en una entrevista con Billboard, en la que ha señalado que a nadie parece preocuparle “la desorganización” que, a su juicio, impera en la industria discográfica.

Eminentemente móvil y multimedia

Otro de los puntos fuertes de Tidal en su relanzamiento es que ha llegado en la era de los smartphones, y ello le ayuda a parecer concebido integralmente para lo móvil. De apariencia oscura y sobria, muy similar a la de Spotify, al igual que la anglo-sueca, la plataforma quiere potenciar las funcionalidades de recomendación y descubrimiento de nuevas canciones y artistas, pero no delegará únicamente en un algoritmo para ello, sino que contará con un equipo editorial que se encargará de seleccionar música para sus usuarios, algo también visto en Deezer.

Por otra parte, no solo habrá audio. Los usuarios de Tidal, además, podrán disfrutar de vídeos de los artistas a los que siguen en alta calidad, así como de artículos de interés que serán alojados en el servicio.

A principios de año, la compañía Project Panther Bidco, propiedad de Jay Z, adquirió por 56,1 millones de dólares la empresa sueca Aspiro, responsable de dos servicios de música en streaming: WiMP y Tidal. Fundada en 2010, WiMP opera en varios países europeos -Alemania, Dinamarca, Noruega, Polonia y Suecia- y ofrece, como Spotify, un servicio básico de streaming sin cuota de pago y otro de audio en alta fidelidad que cuesta 19,99 dólares al mes. Tidal es algo así como una versión reloaded del WiMP de pago que funciona en Estados Unidos y el Reino Unido desde el año pasado y que ahora acaba de recibir una nueva inyección de marketing y popularidad.

Foto cc: NRK P3

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.