Ciber Cultura

iPhone se pasa al cine (y a los Óscar y Sundance)

iPhone se pasa al cine
Escrito por Redacción TICbeat

Apple recuerda la cada vez mayor presencia de sus dispositivos móviles en el rodaje de cortometrajes y películas.

Se acercan los Óscar –la ceremonia de entrega tendrá lugar el próximo domingo 22 de febrero– y quienes tienen alguna posibilidad de participar de los méritos de los galardones finales ya están preparando posiciones. Es el caso de Apple, que ha aprovechado para subrayar el protagonismo creciente de sus dispositivos móviles en el cine digital.

Y no ante la cámara, sino detrás de ella. O, más bien, ejerciendo de ella. Cada día son más, señala Apple en un comunicado a los medios, los cortometrajes y películas filmados con distintos modelos de iPhone y de iPad. Y adjunta una lista de algunos de los más señalados.

Empezamos por las oscarizadas. El documental Searching for Sugarman fue una de las grandes sorpresas de 2012, obteniendo el Óscar al mejor largometraje documental de ese año, con su emocionante relato de la historia de Rodríguez, un cantante de Detroit que tardó décadas en enterarse de que era un ídolo en Sudáfrica. Si fue así es, en parte, debido a la ausencia de la tecnología que hoy conecta al globo.

Y desde Apple aseguran que fue gracias a su tecnología por lo que Searching for Sugar Man pudo terminar de rodarse. Desde la compañía de Cupertino explican que cuando al director Malik Bendjelloul se le terminó el presupuesto grabó las últimas escenas con su iPhone 4s y la app 8mm Vintage, y que “esa combinación permitió que tuviera la misma estética que todo lo que ya había rodado”.

Hay ejemplos sin Óscar pero más recientes, prosiguen en Apple. Como el de Tangerine (Sean Baker, 2015), en la imagen superior, una película que retrata desde una óptica “realista y poco frecuente” la vida de dos chicas de Los Ángeles y que fue íntegramente rodada con un iPhone 5S. En la última edición del Festival de Sundance Tangerine   Una de las triunfadoras, para la prensa, del último Festival de Sundance, que suele señalar más granado del cine indie.

Baker ha explicado que utilizar un iPhone para grabar su película le otorgó ciertas ventajas competitivas, como rodar en escenarios naturales sin permiso o que la gente de la calle no prestara atención a la cámara o a los actores, gracias a lo inadvertidos que pasan los smartphones en nuestra rutina diaria.

No es el único largometraje rodado íntegramente con un iPhone. La española Hooked Up, de Pablo Larcuen, estrenada en el Festival de Sitges de 2013, también se hizo así. Larcuen escogió iPhone porque, una vez más, era la tecnología que le permitía sacar el máximo partido a su escaso presupuesto.

Pero donde iPhone parece gozar de mayor aceptación es en el terreno de los cortos, según Apple, porque “permite grabar escenas asombrosas con presupuestos inexistentes, disponer de libertad creativa y difundirlos por las redes sociales”. Algunos ejemplos son el premiadísimo The Time Fixer, de Conrad Mess, grabado con la única ayuda de iPhone 4, la mujer y varios amigos del director y la mesa de su jardín, o A little more drama, con el que el holandés Johan Dijkstra, que lo filmó con su iPhone 5, obtuvo el premio a la Mejor Película en el iPhone Film Festival de San Francisco de 2013.

Y es que, al albor del uso de las nuevas tecnologías para hacer cine, también han surgido festivales específicos, como éste de San Francisco, en el que solo participan películas y cortometrajes rodados con iPhone, o el Phonetastic de Barcelona, que selecciona piezas grabadas en móviles.

Apple, por su parte, también decidió celebrar su treinta cumpleaños con un cortometraje titulado 30 years of innovation, que le encargo a Jake Scott, hijo de Ridley Scott, y que fue rodado con cien iPhones 5S en quince localizaciones distintas en un mismo día.

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.