Entretenimiento

¿Qué es el IPC y cómo se comportará en España en los próximos años?

caja supermercado

En este artículo te hablamos del IPC, su significado e importancia y cuál será su evolución esperada en España a lo largo de los próximos años.

El IPC o Indice de Precios al Consumidor se trata de un indicador económico en el que se valoran los precios de un conjunto de productos, habitualmente conocido como “cesta familiar” por su vinculación con la economía doméstica  y los gastos de los consumidores-.

¿Y cómo se calcula el IPC? Este se determina en base a las encuestas continuas de presupuestos familiares “encuesta de gastos de los hogares”- que los consumidores adquieren regularmente, y la variación con respecto del precio de cada uno, respecto a una muestra anterior.

Las mejores aplicaciones fintech para la cuesta de enero

Es decir, que el IPC de cada país es un medidor de la evolución de los precios de los bienes y servicios de consumo más comunes en los hogares, mostrando sus cambios en una región determinada a lo largo del tiempo. Cuando su porcentaje es positivo, señala un aumento de los precios, mientras que cuando es negativo, refleja una caída de los precios.

Los usos del IPC son variados, ya que puede emplearse como indicador de la inflación de un país, deflactor de la contabilidad nacional o estimador del coste de vida en una determinada nación durante un período de tiempo concreto.

¿Cómo ha evolucionado el IPC español en los últimos meses?

Comenzando por la Unión Europea, el índice de precios al consumo (IPC) ha mostrado un aumento de los precios durante el mes de diciembre del 1,1% con respecto al año anterior, dejándolo una décima por encima de lo esperado por el mercado, que preveía que se situara en el 1%.

Según los datos ofrecidos por Eurostat, el índice de precios se eleva desde el 0,6% registrado en el mes previo, aunque sigue quedando lejos del 2% marcado como objetivo por el Banco Central Europeo (BCE).

La inflación estuvo todo 2016 en negativo en nuestro país, salvo los meses de junio y julio. En noviembre, último dato publicado por el INE, la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) acabó en el –0,3%, cuatro décimas por encima de la registrada el mes anterior.

Esta es la estrategia de precios que mejor funciona

Desde 2012 no se veía una tasa tan alta de cierre de año, ya que el pasado 2016 este índice experimentó una subida interanual del 1,5%. Las principales razones las encontramos en el encarecimiento de los carburantes frente al abaratamiento del año pasado.

Por otra parte, a pesar del repunte que los precios han sufrido en el último trimestre del año, cabe destacar que el IPC lleva 42 meses -desde junio de 2013-, sin rebasar el 2 %. 

En cuanto a la variación anual del IPC Armonizado -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- el indicador adelantado subió al 1,4 % en diciembre respecto al mismo mes de 2015, mejorando en nueve décimas respecto a la tasa de noviembre.

Enero, cinco meses consecutivos de subidas

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cerró enero en el 3%, según la información publicada por el INE. La subida se explica por el encarecimiento de la electricidad –en enero, el más caro en nueve años– y de los combustibles, al alza en los últimos meses, y que repercuten en otras áreas como la vivienda.

El efecto de la subida de los combustibles se percibe en el transporte, que eleva un 7,6% su tasa, mientras que la vivienda se encarece un 7,4% por el repunte de la electricidad y el impacto del precio de los carburantes en el gasóleo para calefacción y el gas.

¿Qué son las monedas sociales y cómo pueden ayudarte?

Con estos datos, el IPC acumula cinco meses consecutivos de subidas, tras finalizar el pasado año en el 1,6%. Mientras que los fantasmas de la deflación se alejan, la inflación subyacente -que evalúa la evolución sin alimentos frescos ni precios de la energía- sube una décima, llegando hasta el 1,1%.

Por su parte, otros grupos han experimentado caídas, como el de bienes y servicios -que ha descendido cinco décimas y se sitúa en el 1,4%, por los seguros- y el de las comunicaciones, que baja siete décimas hasta el 2,6%, debido al abaratamiento de la telefonía.

Las tasas interanuales más altas correspondieron a Castilla y León (3,4%) seguido de Castilla-La Mancha (3,3%) y Galicia, 3,2%. Por encima de la media nacional, en el 3,1%, se hallaron Cantabria, Catalunya y La Rioja. Por su parte, las tasas más bajas se registraron en Canarias (2,5%) y en la Comunidad de Madrid (2,7%).

¿Cómo evolucionará el IPC en España en los próximos años?

Según ha indicado el Banco de España, este año 2017 el IPC logrará situarse alrededor del 1,5% el próximo ejercicio y escalará dos décimas más en 2018. Según el documento, este incremento está en línea con la recuperación proyectada para el precio del crudo -en torno a los 50 dólares/ barril-.

Según apuntan desde el blog de Bankinter, la previsión del IPC de España para 2018 será de estabilidad respecto al ejercicio presente. La horquilla de estimación de IPC es de 0,5%-1,5%. Sobre el crecimiento pesarán la incertidumbre política de fenómenos como el Brexit y las exigencias económicas de Bruselas.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.