Ciber Cultura

Hacia una Web transparente y ubicua

agua-590x260
Escrito por Esther Macías

En 2015 Internet será un servicio tan básico y al que se accederá de forma tan transparente como lo hacemos hoy en el caso del agua o la electricidad, según predice un estudio elaborado por Pew Research con motivo del aniversario de la World Wide Web.

Hoy hace 25 años que Tim Berners-Lee publicó un informe que albergaba una idea que iba a revolucionar por completo el mundo: proponía un sistema de gestión de la información que se acabaría convirtiendo en la estructura arquitectónica y conceptual de la Web. Una innovación que daría un sentido mucho más amplio a la tecnología de Internet –ya inventada desde hace años pero para un uso mucho más minoritario– y, sobre todo, otra forma de consumir y compartir la información que está transformando por completo el escenario de muchas industrias tradicionales, además de la forma de comunicarnos que tenemos las personas.

Aunque Berners-Lee no lanzó e hizo público –de forma abierta– el código para que este sistema se hiciera realidad hasta las navidades de 1990, en el citado documento ya había dejado la semilla, la idea, y es por ello que es hoy, 12 de marzo, cuando se celebra en todo el planeta el primer cuarto de siglo de la llamada World Wide Web. Precisamente con motivo de este aniversario y con el fin de predecir cómo será el mundo digital en un futuro el centro de investigación Pew ha elaborado junto con un grupo de la Universidad Elon un completo informe en el que reputados expertos del ámbito de la tecnología se atreven a realizar sus apuestas en este sentido. El documento, llamado Digital Life in 2025, aborda precisamente cómo será la vida digital dentro de once años, es decir, cuál es el futuro de Internet, la Web y otras actividades relacionadas con el mundo digital.

Hacia una Internet invisible

El mundo, concluye el informe a raíz de las respuestas de más de 2.500 expertos entrevistados entre noviembre de 2013 y enero de 2014, se mueve hacia una conectividad ubicua “que transformará por completo cómo y dónde se asocian las personas, recolectan y comparten la información y consumen los medios de comunicación”. Será un mundo en el que el acceso a Internet apenas requerirá esfuerzo y será un servicio similar a la electricidad o el agua. La movilidad, la tecnología ponible (los famosos wearables) y la informática embebida se fundirán en el llamado Internet de las cosas, lo que hará que las personas compartan la información y la almacenen de una forma totalmente distinta, mejorada con las herramientas de inteligencia artificial y salvaguardada en un modelo en la nube. El mayor impacto que tendrá la evolución tecnológica, asevera Dan Lynch, fundador de Interop y antiguo director de informática de SRI International, será “la capacidad de conectar a la gente. A partir de ahí todo fluye”.

Algunas predicciones

A grandes rasgos, de las valoraciones de los expertos consultados por Pew pueden extraerse algunas predicciones. Una es, como no podía ser de otra forma, el auge del Internet de las cosas, es decir, de objetos de lo más variopinto (sensores inteligentes, cámaras, etc.) con conexión a Internet y dotados de un software que está conformando un entorno de computación inmersivo, global e invisible.

La realidad aumentada será otra de las tecnologías que más impacto tendrá en un futuro próximo, según los expertos. Esta, de hecho, transformará múltiples industrias en combinación con su uso con dispositivos que se puedan llevar (desde los smartphones hasta los wearables).

Muchos serán, de hecho, los modelos de negocio establecidos en el siglo XX que experimentarán una disrupción, sobre todo los relacionados con el mundo financiero, el entretenimiento, las publicaciones de todo tipo, el entorno de la educación… Por no hablar de las transformaciones que experimentará el ámbito de las bases de datos y la analítica.

Las declaraciones que aparecen en el informe de Pew son muy numerosas, he aquí algunas de las más destacables:

David Clark, científico del Laboratorio de Inteligencia Artificial y de Ciencias de la Computación del MIT

“Los dispositivos tendrán cada vez más sus propios patrones de comunicación, sus propias redes sociales, que usarán para compartir y agregar información y activar controles automáticos. Cada vez más los humanos estarán en un mundo en el que todo un elenco de dispositivos en cooperación son los que toman las decisiones. Internet (y la comunicación mediada por ordenador en general) será más ubicua pero menos explícita y visible”.

 

Joe Touch, director en el Instituto de Ciencias de la Información de la Universidad del sur de California

“Internet pasará de ser un sitio donde podemos encontrar vídeos de gatos a tener una capacidad de amplio espectro que se convertirá en una parte fundamental de nuestra vida diaria. Ya no pensaremos en ‘estar online’ o en ‘buscar algo en internet’, simplemente estaremos siempre conectados”.

 

Bryan Alexander, senior fellow en el Instituto Nacional de EE UU para la Tecnología en la Educación Liberal

“Será un mundo más integrado que nunca. Veremos más amistades planetarias, rivalidades, romantes, equipos de trabajo, grupos de estudio y colaboraciones”.

 

Paul Jones, profesor de la Universidad de Carolina del Norte y fundador de Ibiblio.org

“La televisión nos deja ver la Aldea Global, pero Internet nos permite ser los aldeanos de verdad”

 

Daren C. Brabham, profesor de la Annenberg School en el área de Comunicación & Periodismo en la Universidad del Sur de California

“Creceremos acostumbrándonos a ver el mundo a través de múltiples capas. Esto cambiará múltiples prácticas, como las citas, las entrevistas de trabajo y las relaciones profesionales, así como el juego, la política y el espionaje”.

 

Nicole Ellison, profesora asociada de la Universidad de Michigan 

“Cuanta más población global se conecte habrá mayor conciencia de las disparidades existentes en todo el mundo en el acceso a la sanidad, al agua corriente, a la educación, la comida y los derechos humanos”.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.