Entretenimiento

GOG.com cumple 10 años vendiendo videojuegos sin DRM

Escrito por Marcos Merino

El popular portal de videojuegos digitales estuvo regalando hace unos días el videojuego más votado por sus usuarios (“Shadow Warrior 2”) para celebrar la década que lleva dando razones a los gamers para pagar por sus juegos favoritos.

GOG (de Good Old Games) es el nombre del marketplace de videojuegos clásicos propiedad de la empresa polaca CD Projekt (conocidos, sobre todo, por ser los desarrolladores de la saga The Witcher). Aunque su cuota de mercado lo relega al papel de hermano pequeño del Steam de Valve, GOG ha sido capaz de marcar un perfil propio y diferenciado, apostando por el rechazo al DRM (lo que exime a sus usuarios de tener que contar con un cliente específico para ejecutar sus videojuegos) y por fomentar una relación cercana con su comunidad. Una relación que llevan cultivando exactamente 10 años, pues ahora GOG.com se encuentra en plena celebración de su décimo aniversario.

Pero la historia de GOG empieza, realmente, hace 14 años, cuando CD Projekt daba sus primeros pasos en la Polonia de 1994, un momento y lugar donde reinaba el pirateo de videojuegos ante los precios prohibitivos de los legales. La compañía, que entonces se especializaba en la distribución minorista local, decidió distinguirse por una localización del producto profesional, precios razonables y por la inclusión de regalos en las (esmeradas) cajas de sus videojuegos, proporcionando así incentivos para que los potenciales compradores prefiriesen adquirir las versiones legales.

El regreso de los videojuegos clásicos (y los 10 imprescindibles)

Su éxito les animó, cuatro años más tarde, a lanzar una tienda online especializada en videojuegos retro. A priori, un mal negocio: artículos fácilmente pirateables dirigidos a usuarios con conocimientos técnicos por encima de la media. De nuevo, tocaba proporcionarles un incentivo: precios razonables y la promesa de no abandonar a sus videojuegos favoritos, que a partir de ese momento recibirían soporte técnico para garantizar su funcionamiento en los sistemas operativos modernos (muchas veces, empaquetándolos junto a emuladores como DOSEmu).

Eso, y su apuesta decidida por rechazar el DRM (lo que fomentaba en el usuario la sensación de ser, de verdad, el propietario de lo que adquiría), permitió demostrar que eran muchos los usuarios dispuestos a pagar por los videojuegos. Con el tiempo, muchas compañías del sector terminarían eligiendo a GOG no sólo como canal de venta de sus viejos éxitos, sino como plataforma de lanzamiento de los nuevos. Y muchos de sus videojuegos estarán rebajados hasta las últimas horas de este domingo, por si quieres celebrar con ellos su cumpleaños.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.