Ciber Cultura

Flipbooks, recursos creativos para presentar ideas de proyectos

Los flipbooks son excelentes recursos creativos para publicitar libros, películas y otros proyectos

Los flipbooks son una manera original y lowcost de llamar la atención sobre proyectos personales de una manera económica y divertida. Puedes hacerlos a mano y también a través de herramientas digitales.

Seguro que cuando eras pequeño elaboraste en clase tu propio flipbook, aún sin conocer este término. Este creativo formato, también denominado folioscopio, se basa por norma general en pequeños libros, cuadernos o libretas que contienen imágenes, habitualmente dibujos-, que cambian de una página a otra. Cuando se mueven rápidamente de la secuencia surge una animación. Tradicionalmente se han conocido con el nombre de cine de pulgar, procedente de la palabra alemana “Daumenkino”, ya que para poder ver la animación es preciso sostener el flipbook con una mano y con el pulgar de la otra “accionar” la película.

Realizar tus propios flipbooks puede ser una manera muy original y creativa de presentar tus propios proyectos personales, a modo de trailer, teaser o sinopsis. Es un trabajo que requiere precisión, trabajo y paciencia para que la animación final tenga fluidez. El principal truco para que salga bien es elaborar una elevada cantidad de dibujos con modificaciones imperceptibles que compongan una secuencia dinámica. Actualmente es un formato con muchos adeptos: desde el 2004 se realiza el Festival de Internacional de Flipbook en Stuttgart, Alemania por la Akademie Schloos Solitude.

Cómo hacer un flipbook a mano

Para hacer flipbooks o folioscopios a mano solamente debes seguir los pasos que enumeramos a continuación:

  1. Determina el número de páginas que tendrá tu libro animado. Es probable que desees comenzar con un folioscopio corto, de alrededor de diez páginas.
  2. Todas las páginas deben tener el mismo tamaño. Si no forman parte de la misma libreta, deben estar unidas con cinta adhesiva en la parte superior
  3. Dibuja en la misma zona de todas las páginas, modificando la apariencia de cada ilustración levemente para generar la sensación de movimiento desde el dibujo inicial al último.
  4. Pon a prueba tu flipbook girando las páginas para comprobar si se aprecia movimiento. Para corregir los errores, es ideal que los bocetos se realicen a lápiz. 
  5. Por último, cuando los dibujos básicos del flipbook estén listos, puedes ampliar la decoración de tus páginas, añadiendo un escenario y diversos elementos de fondo. Recuerda que no deben diferir demasiado de una hoja a la otra.

¿Conoces el modelo Canvas y cómo aplicarlo a tu negocio?

Cómo hacer un flipbook digital

Otra alternativa se trata en crear flipbooks de manera digital. Esta modalidad se realiza mediante el uso de software y su calidad varía en función de los programas y las versiones que se utilicen para realizar la conversión del material, así como del diseño gráfico y la presentación del original.

El efecto no es el mismo que el del formato en papel, pero es una buena manera de conservar en la red la versión original o poder enviarla a un mayor número de contactos. Dos de las apps para crear flipbooks digitales más conocidas son Flipsnack y Flipbuilder.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.