Ciber Cultura

‘Flappy Bird’, el juego casual que ingresaba 50.000 dólares diarios y que su creador mató

flappy-bird1
Escrito por Elías Notario

Te contamos la curiosa historia de ‘Flappy Bird’, un videojuego casual que en muy poco tiempo se convirtió en todo un fenómeno de masas y que su creador ha retirado fulminantemente

A no ser que en los últimos días hayas estado metido debajo de una piedra, habrás escuchado hablar de Flappy Bird, el videojuego para móviles de tipo casual que en muy poco tiempo se convirtió en todo un fenómeno de masas y el mismo que a pesar de ello su propio creador, Dong Nguyen, ha decidido retirar tanto de la tienda de aplicaciones Play Store de Google como de la App Store de Apple.

La historia de Flappy Bird comenzó en mayo de 2013, mes en el que Nguyen lo lanzó, y su dinámica de juego era muy simple: en él el usuario se convertía en un pájaro con el que tenía que ir ganando puntos esquivando obstáculos en forma de tuberías -cada tubería esquivada, un punto- tocando sobre la pantalla del smartphone para hacerlo “volar” o no tocando lo que provocaba que se fuera hacia abajo. Nada del otro mundo pues, sin embargo la gracia radicaba en que lograr puntos requería de gran habilidad, y eso a su vez provocaba que los usuarios se sintieran desafiados constantemente promoviendo también la competencia entre ellos.

Fuera por la dinámica descrita en sí o por ella más otros factores como la pura fortuna, la realidad es que Flappy Bird cayó en gracia. Su popularidad creció rápidamente, hasta que logró el hito de permanecer durante más de un mes entre las aplicaciones más descargadas de la App Store y la Play Store. A partir de ahí la cosa se desmadró, porque ante tal hecho muchos medios escribieron sobre el juego lo que le dio un nuevo empuje que reflejado en números queda tal que así: unos 50.000 dólares de media generados al día por publicidad -el título incorporaba anuncios-, más de 50 millones de descargas, más de 600.000 votos en la Play Store, o unos 50.000 comentarios en la App Store.

Así que casi sin quererlo, Dong Nguyen, que ha desarrollado otros videojuegos similares, consiguió crear un título casual de mucho éxito, y aquí es donde la historia da el giro inesperado.

Nos referimos a la decisión de retirarlo, que según el mismo Nguyen tomó debido a la exposición mediática. Ya el 4 de febrero dijo en su cuenta de Twitter que “la gente de la prensa está exagerando el éxito de mis juegos. Es algo que nunca quise. Por favor, déjenme en paz”, a ese el 8 de febrero le siguió otro tweet en el que comentaba: “Yo puedo decir que Flappy Bird es una mina. Pero también está arruinando mi vida simple. Así que ahora lo odio”. Y finalmente un poco más tarde llegó el que pocos esperaban: “Lo lamento usuarios de Flappy Bird, en 22 horas a partir de ahora, voy a retirar Flappy Bird. No puedo soportarlo más”.

Y cumplió con la amenaza, dando lugar a toda clase de teorías. Por ejemplo unos están seguros de que realmente la retirada se ha producido porque Nintendo habría presionado a Nguyen a causa de la similitud de muchos elementos de Flappy Bird con los de títulos famosos del estudio, y otros que lo que pretendería el desarrollador con el movimiento de retirada es generar aún más revuelo en torno al juego y finalmente venderlo.

En resumen y dejando de lado el tema de la retirada, estamos ante uno de esos extraños casos de éxito de un juego indie, que como tal todos los que trabajan en este mundillo deberían estudiar a conciencia porque son diversas las conclusiones que se pueden extraer. Una de ellas, que entre los factores que influyen a que un videojuego triunfe el que más pesa es la dinámica de juego por encima de otros como los gráficos.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com