Entretenimiento

Europa dice adiós a los focos halógenos

europa dice adios focos halogenos
Escrito por Ana Muñoz

La OCU ha emitido un comunicado para recordar que, apartir de septiembre, se pondrá en marcha un programa de la Unión Europea para decir adiós a los focos halógenos, que serán sustituidos por tecnología LED.

No obstante, la organización ha señalado que estos productos aún podrán encontrarse, y comprar, en el stock restante de las tiendas. Sin embargo, ha matizado que las bombillas halógenas (no lo focos) podrán seguir vendiéndose hasta 2018.

Con esta media, la Unión Europea pretende que los europeos dejemos de utilizar los focos halógenos y los sustituyamos unos con tecnología LED. Y es que estos segundos superan a los primeros en términos de calidad, eficiencia energética y durabilidad.

Esta medida afecta a todos los miembros y el objetivo principal es utilizar productos que exijan, cada vez, una menor quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) para generar electricidad en las centrales térmicas, ya que son estos combustibles los mayores responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

Pero entonces, ¿Qué opciones tienen los consumidores para sustituir los focos halógenos? En este sentido, existen tres tipos de tecnologías: LED, halógenas (sólo se prohíben los focos) y las fluorescentes o de bajo consumo.

Las primeras son las favoritas de la UE, y es que con el 10% de una LED se genera el mismo factor luz que con una halógena.

A su favor tienen que son las más duraderas y las que menos electricidad consumen. Apenas tardan en dar toda su intensidad lumínica, y aunque su precio es más caro, son las más eficientes a la larga.

La guerra de las corrientes: cuando Tesla y Edison pelearon por el futuro de la electricidad

En contrapartida, son las más nocivas para el medio ambiente por la cantidad de materiales que se usan en su fabricación y porque no reproducen del todo bien el color.

Las fluorescentes o de bajo consumo tienen como beneficio lo que su propio nombre indica, que consumen poco. Aún así, la medalla de oro sigue siendo para las LED. Su “pero” viene de que tardan en lucir a su máxima potencia, no reproducen bien el color y se deterioran más rápidamente, sobre todo si se encienden y se apagan a menudo.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.