Entretenimiento

España marca un buen ritmo de reducción de emisiones de carbono

Reino Unido es el único país del mundo que cumple con la reducción de emisiones de carrbono comprometida en el Acuerdo de París. España se sitúa, no obstante, por encima de la media en el buen camino y ya es uno de los países menos carbonizados del mundo.

Nos llegan buenas noticias desde nuestros cielos y, más concretamente, sobre el carbono que emitimos a nuestra atmósfera cada año. Según un estudio de PwC, la intensidad del carbono en el mundo se redujo un 2,6% en 2016, con Reino Unido y China a la cabeza en la reducción de emisiones con un 7,7% y un 6,5% respectivamente.

Un dato positivo, máxime teniendo en cuenta que hasta ahora la tasa de reducción solía rondar el 1% anual. Sin embargo, sigue siendo un número muy alejado de la tasa anual de descarbonización del 6,3% comprometida en el Acuerdo de París, firmado por la mayoría de países del mundo, incluida España.

En nuestro caso particular, y como puede constatarse en la gráfica inferior, somos uno de los que más hemos reducido nuestras emisiones de carbono a la atmósfera. Tanto en 2016 -con un 5,8%-, como en lo que va de siglo -con un 2,4%-, nuestra tasa de reducción de emisiones se sitúa por encima del promedio mundial –que fue del 2,6% y el 1,4%, respectivamente-. En términos absolutos también estamos entre los países menos carbonizados, como consecuencia, sobre todo, del aumento de la proporción de las energías renovables en el mix energético nacional. Eso sí, indican los expertos, la economía española debe seguir haciendo esfuerzos para lograr una tasa de reducción anual media del 3,2% en 2030.

Por encima del buen rendimiento español encontramos a Reino Unido y China, así como a México y Australia. Los británicos son los únicos que superaron el año pasado la tasa de descarbonización necesaria para cumplir el objetivo de los dos grados alcanzado en París, con un 7,7 y un 6,5% respectivamente.

En ese sentido, Reino Unido ha registrado una tasa media de reducción del carbono del 6% desde el año 2000, casi tres mayor que la media mundial. Esto fue posible gracias a la puesta en marcha los planes de cierre de las centrales de carbón para 2025, lo que ha provocado una caída del consumo de carbón del 52%.

Cómo el Internet de las Cosas puede ayudarnos a reducir las emisiones de CO2

Por su parte, China, el mayor consumidor de energía y carbón del mundo, logra reducir sus emisiones de carbono al 1,4% se debe a sus nuevas políticas energéticas y medioambientales. Además, China desplegó más capacidad que nadie de energía renovable en 2016, superando incluso a Estados Unidos.

Si miramos al fondo de la tabla nos encontramos con varios países en vías de desarrollo o subdesarrollados, como Indonesia, Argentina, Turquía y el sur de África, donde el crecimiento de las emisiones superó al de su PIB. Irónicamente, Francia -país donde se firmó el acuerdo para rebajar la carbonización de la atmósfera y la temperatura media del planeta- no sólo no logra cumplir con los objetivos allí firmados, sino que incrementa sus emisiones en un 0,4% durante 2016.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.