Entretenimiento

5 errores de novato que los freelances no deben cometer

Los errores de novato que no debes cometer como freelance

¿Has empezado hace poco a trabajar como freelance? Ya seas desarrollador web, diseñador gráfico, fotógrafo, redactor online o community manager -entre muchas otras posibilidades-, anota estos errores habituales para no caer en ellos al comenzar tu andadura.

El sector del empleo freelance goza cada vez de mayor salud y demanda, debido en gran medida a los fenómenos de flexibilización y descentralización en el mercado del empleo, el auge de las herramientas tecnológicas y colaborativas para trabajar desde casa o la proliferación de plataformas en las que buscar y encontrar trabajo freelance. Una de las más conocidas es Freelancer, que tras adquirir recientemente Nubelo -la más grande de habla hispana- suma 10.000 ofertas diarias.

Cómo conseguir más proyectos de trabajo como freelance

Sin embargo, al comenzar a trabajar como freelance te expones a una serie de riesgos, como la fuente de ingresos inestable, el estrés y la falta de productividad, los problemas de organización o la carencia de clientes y la falta de buenas infraestructuras para desempeñar tus tareas -una solución para ello es apostar por la alternativa de los espacios de coworking-.

En todo caso, a la hora de comenzar a lograr tu cartera de clientes, llevar a cabo tus primeros proyectos y hacerte un hueco en tu nicho de mercado, debes considerar una serie de errores cometidos por la gran mayoría de freelances novatos y que pueden implicar un importante lastre para tu trabajo.

7 fallos comunes a los freelances que acaban de empezar

  • Trabajar sin cobrar: Muchos freelance se desesperan y al principio, deciden trabajar de forma gratuita para generar su cartera de clientes. Ten en consideración que el trabajo gratuito es un abuso por parte de los clientes, que además de falta de ética propician unas condiciones laborales precarias y deplorables para el sector. No subestimes tus habilidades, tu valía ni tu formación. Ponte una tarifa -que puede ser por hora, por palabra o por proyecto- acorde al valor de tus conocimientos y tu desempeño profesional. No accedas a cobrar de menos.
  • Aceptar demasiados proyectos al mismo tiempo: Como bien reza el dicho, quien mucho abarca, poco aprieta. Asumir una excesiva cantidad de proyectos te volverá loco, hará que los mismos pierdan calidad y capacidad de corrección, incumplas los plazos de entrega y las deadlines, y pierdas reputación entre tu cartera de clientes. Es importante que aprendas a optimizar tu tiempo adecuadamente y a calcular las fechas en las que tendrás listo cada proyecto para no deteriorar tu salud, el valor de tus trabajos ni tu puntualidad.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.