Entretenimiento

Tu perro entiende mejor lo que dices de lo que crees, según este estudio

Tu perro entiende mejor lo que dices de lo que crees, según este estudio

Aunque el grado de entendimiento del lenguaje pueda variar según la especie, un nuevo estudio científico revela que los perros poseen cierta comprensión de las palabras que los humanos usamos ante ellos.

Son los mejores amigos del ser humano, fieles, cariñosos y siempre dispuestos a recibirte con un lametón en la cara. Pero además de todo eso, su inteligencia está cada vez más avalada por la ciencia. Un estudio recientemente publicado en la revista Frontiers in Neuroscience ha publicado los resultados tras analizar con un escáner fMRI a varios perros, mostrando diferentes patrones cerebrales cuando escuchan palabras que han oído previamente en comparación con palabras completamente nuevas.

Pese a que esto no quiere decir que si le dices a tu compañero canino una palabra reproduzca exactamente esa imagen en su cabeza, la investigación apunta a que sucede algún tipo de reconocimiento gracias al procesamiento del lenguaje. Según el neurocientífico Gregory Berns, procedente de la Universidad de Emory en Atlanta y uno de los responsables del estudio “los perros tienen la capacidad de procesar al menos algunos aspectos del lenguaje humano, ya que pueden aprender a seguir órdenes verbales”. 

¿Es malo dormir en el mismo cuarto que tu perro o mascota?

“La investigación previa, sin embargo, sugiere que los perros pueden confiar en muchas otras señales para seguir un comando verbal, como la mirada, los gestos e incluso las expresiones emocionales de sus dueños” apuntaba Berns, destacando que los perros pueden tener diferentes capacidades y motivaciones para aprender y comprender palabras humanas, “pero parecen tener una representación neuronal del significado de las palabras que se les enseñó, más allá de una respuesta pavloviana de bajo nivel”.

El estudio utilizó 12 perros de diferentes razas, entrenados por sus dueños durante varios meses para distinguir dos objetos, y también para recuperar el objeto correcto cuando se dijo su nombre. Una vez que los perros demostraron que podían elegir el objeto correcto cada vez, los investigadores pasaron a realizar los mentados experimentos con escáner fMRI. Al final también se añadieron palabras nuevas y objetos aleatorios, tras los cuales las pruebas mostraron que la actividad cerebral en los caninos aumentó cuando se dijeron y presentaron nuevas palabras y nuevos objetos.

“Esperábamos ver que los perros discriminan entre las palabras que saben y las que no”, afirmó Ashley Prichard, otra de las investigadoras de la Universidad de Emory, que destacaba que el resultado ha sido opuesto al de la investigación en humanos, ya que las personas suelen mostrar una mayor activación neuronal para palabras conocidas que para palabras nuevas. 

La actividad cerebral aumentada apareció en la mitad de los casos en la corteza parietotemporal, que los investigadores creen que podría usarse con el fin de distinguir entre los comandos pronunciados hacia los perros. En la otra mitad, apareció en otros lugares: a través de la corteza temporal izquierda -que en humanos se vincula al procesamiento de audio-, en la amígdala -lugar dónde se produce el manejo de emociones-, el núcleo caudado -responsable del aprendizaje y control motor- y el tálamo -para la transmisión de señales motoras y sensoriales-. La diferencia en la zona cerebral podría deberse a las diferentes razas de perros, cada una de ellas con su propia forma de averiguar las órdenes.

Fuente | Reader´s Digest

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.